Árboles emblemáticos muestran la belleza natural e historia del país

Entidades del país tienen más de un árbol que consideran emblemático, a pesar de que algunos están a punto de llegar a su fin.

En el marco del Día Mundial del Árbol, las autoridades federales y estatales consideran plantar ejemplares en miles de hectáreas de superficie en la próxima temporada de reforestación.

Los hay jóvenes y otros con edades milenarias, los que presenciaron gestas históricas y heroicas de México o aquellos que asombran por su esplendor.

En ellos ocurrieron pasajes de la historia, fueron sitios para alcanzar acuerdos que incidieron en la vida del país, centros de escarmiento público y de celebraciones religiosas.

Algunas especies están enfermas, pues tienen parásitos visibles, musgos, muérdago, escama algodonosa, y áreas deformadas y necrosadas, incluso los que están en completa descomposición. A la fecha se les han caído algunas ramas secundarias, y a otros, alguna rama primaria.

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) cuenta con 21.5 millones de plantas de especies de clima tropical y templado frío.

Cada estado del país celebrará este día a su árbol emblemático. El ejemplo más típico es el Árbol del Tule (ahuehuete) en Oaxaca, que con sus más de dos mil años de vida, 42 metros de altura, 14.05 metros de diámetro, sus 816 mil 829 de metros cúbicos de volumen y 636.1 toneladas de peso es visitado por turistas nacionales y extranjeros.

De acuerdo con el Compendio de Árboles Históricos y Notables de México que elaboró el biólogo Fernando Vargas Márquez del Instituto Nacional de Ecología de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (Semarnap) algunos estados tienen uno o más ejemplares de árboles emblemáticos.

Aguascalientes reconoce al Auraca, de 200 años de edad, que se localiza en el Museo de la Insurgencia, en el Pabellón de Hidalgo del municipio de Rincón de Romos, como el más representativo en su geografía, originario de América del Sur y pese a su edad, su condición, aparente es libre de plagas y enfermedades.

En Durango, en la localidad de Ojo de Agua de Berros, municipio Nombre de Dios, el Mezquite es la unidad histórica con sus 468 años de vida y su historia cuenta que los franciscanos iban a Durango, y al pasar por este lugar les gustó y ofrecieron la primera misa. En esta entidad también se reconoce el Olivo, con 300 años en el municipio de Vicente Guerrero.

El Estado de México tiene el fresno, que se le conoce como el árbol de los acuerdos, frente al edificio de Rectoría de la Universidad Autónoma de Chapingo, en el municipio de Texcoco, con 150 años de antigüedad.

En este lugar tomó algunos acuerdos el general Manuel González, quien fue presidente de México. Otro fresno histórico es el de Acambay, con 370 años. Allí, en 1863 Lindoro Cajiga fue colgado en el jardín principal, por haber entregado a Melchor Ocampo, quién fue fusilado, después en Tepeji del Río.

En Salvador Atenco se encuentra un ahuehuete con más de 500 años de existencia y se dice que fue plantado en la época del rey Netzahualcóyotl.

En Guerrero, en la 27 Zona Militar en el municipio de Acapulco se localiza el Mango, árbol que da presencia a la zona. Asimismo se encuentra el laurel de la India y el amate.

En la entidad esta el árbol de la especie sabino, que con 300 años de edad y de origen mexicano, se utilizó, según versiones, para ahorcar delincuentes en la época de la Revolución Mexicana.

En Michoacán, el fresno, con 450 años de existencia se localiza en la plaza principal de la ciudad de Pátzcuaro, que presenta una condición fitosanitaria.

Solamente queda de él, un tronco seco relleno de cemento. La referencia histórica señala que el 10 de octubre de 1817, Gertrudis Bocanegra, novohispana que se unió a la causa independentista de México en 1810, fue sacada de su prisión y conducida a la Plazuela de San Francisco, para ser fusilada en ese lugar.

El jefe de la escolta recibió órdenes de trasladar a la prisionera a la Plaza Mayor, y fusilarla frente a la cárcel pública, al pie de una árbol añoso que estaba en ese lugar y allí recibió la descarga que arrancó su vida.

En el estado de Nayarit se encuentra el árbol de ceiba de 180 años, sagrado para la tradición prehispánica y que forma parte del entorno urbano, fue declarado muerto, por falta de agua, según diversas organizaciones e instituciones gubernamentales, afirmó el presidente de la Sociedad Ecológica de Nayarit A. C., José Francisco Ríos Amezcua.

Esta ceiba, ubicada en la calzada de la Cruz, fue objeto de la presunta negligencia de la autoridad, que construyó el nodo vial de esa zona, cortó sus raíces y dejó de darle agua suficiente para mantenerla viva en medio del concreto al que se redujo su hábitat.

En Nuevo León se encuentra el Sabino Gordo, en el municipio General Terán. Es el ser vivo más viejo del estado, con aproximadamente 500 años de edad, 18 metros de altura y 5.28 de diámetro.

El álamo es el árbol emblemático del estado de Puebla. Traído de África fue llevado al municipio de Huachinango y en su vida adulta su troncó alcanza 1.24 metros de diámetro, nueve de altura; diámetro de copa de 10.05 metros y con 35 años de edad.

Su valor histórico radica en el hecho que formó parte de la coreografía de la película denominada Tizoc, protagonizada por el artista de fama internacional Pedro Infante y la señora María Félix y por ello ya es un monumento natural.

Con 150 de edad, el Encino Colorado es el árbol histórico y emblemático del estado de Querétaro que se localiza en el paraje Puerto de Pilas, en el municipio de San Joaquín. Su tronco tiene cinco metros de diámetro y otros tantos de altura.

En la población de Vícam se encuentra el árbol emblemático del estado de Sonora, el Mezquite. Tradicionalmente se reúnen los gobernadores de ocho pueblos yaquis y a sus tribus.

En Tamaulipas se localiza un árbol notable en el parque Alameda Maza de Juárez, en la ciudad Valle Hermoso, en el municipio del mismo nombre.

Tan sólo tiene 52 años de edad, pero su importancia radica en que lo sembraron en la alameda, en 1962, cuando el presidente municipal Santiago Guajardo Barrientos consideró importante contar que a la ciudad le faltaba un centro recreativo y una reserva ecológica.

Se inició con la plantación de mil 200 árboles en una superficie de dos hectáreas.

El chicozapote es el árbol notable del estado de Yucatán y se localiza en la zona centro del municipio de Mérida, con 114 años de vida - se sembró el 15 de septiembre de 1910 para conmemorar el Centenario de la Independencia- y alcanza una altura de 11 metros y diámetro de siete metros.

El Pino Prieto es el orgullo de los habitantes de Zacatecas, se ubica en el municipio de Valparaíso. Aunque no hay datos precisos de su edad, se cuentan hechos históricos relevantes, desde la Conquista, hasta la actualidad.

Allí sucedieron hechos sangrientos en la guerra conocida como de "Los Cristeros", prueba de ello es el árbol, donde murió el famoso Valentín de la Sierra.

En Baja California Sur se encuentra el emblemático árbol zalate. La característica destacada es que no crece directamente sobre la tierra, sino que lo hace sobre rocas. Estos árboles son longevos y al paso del tiempo sus raíces han roto las piedras en dos o más partes al ir creciendo sus raíces dentro de la roca.

Por su parte, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) se refiere al árbol palo de tinte, como el más representativo de Campeche. Se cuenta que los mayas conocieron y aprovecharon sus cualidades y que fue un recurso que despertó ambiciones, por su utilidad como un teñidor de mantas, de lo cual tomaron conocimiento los españoles.

El organismo señala que observar algunos de estos árboles es difícil, pues se encuentran en las partes inundables, donde hay selvas secas con árboles.

Anteriormente, su altura llegaba a seis metros y era utilizado como colorante, con el producto las industrias textiles de la Nueva España y Europa obtenían tinte para la lana en colores azul y negro.

Lo mismo para la seda y el algodón el color era negro, cuando se unía con otros químicos se lograban colores como el amarillo rojizo, el amarillo vivo, el violeta o el rojo oscuro o morado.

Su utilidad era tal que los ingleses establecieron una colonia para el corte del vegetal en la Laguna de Términos, zona que acabó siendo refugio y escala para piratas y contrabandistas.