Pide SGAE medidas para garantizar industria de bienes culturales

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) pidió hoy la aplicación de un IVA superreducido en los bienes culturales, la lucha contra las descargas ilegales y el fomento de una oferta legal en la red, en el marco del Día Europeo de la Música.

La SGAE se unió de esta manera en este día a las reivindicaciones de estos profesionales para garantizar la supervivencia de una industria, la de la cultura, que aporta casi un cuatro por ciento al PIB y genera más de medio millón de empleos en España.

Expuso que la medida tomada por el Gobierno español de subir el IVA sobre los bienes y servicios culturales en 13 puntos (del 8 por ciento al 21 por ciento) contraviene lo establecido en el artículo 44.1 de la Constitución.

Ese artículo establece que los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho.

La SGAE, integrada por 82 mil 678 autores músicos y dos mil 160 editores musicales, sostuvo que este IVA cultural ha afectado directamente al consumo de música grabada, pero también de la música en directo.

Según Promusicae, al cierre de 2013 la venta de música grabada descendió en España por duodécimo año consecutivo y esta histórica mala racha no parece tocar suelo.

Los españoles se gastaron 119.8 millones de euros (casi 163 millones de dólares) en comprar música durante los últimos doce meses, una cifra que equivale a un recorte del 15.1 por ciento si se compara con la de 2012, cuando se estableció en 141 millones de euros (191.7 millones de dólares).

El estudio expuso que el descalabro se prolonga en el sector desde el comienzo del nuevo siglo, justo después de que 2001 cerrara con la cifra récord de 626 millones de euros (851.3 millones de dólares).

Agregó que en estos doce años, en consecuencia, la contracción que ha experimentado la industria discográfica española supera ya el 80 por ciento.

Sobre los conciertos, según la Asociación de Promotores Musicales (APM), la facturación de las principales promotoras de este tipo de eventos en España cayó en 59.1 millones de euros (80.3 millones de dólares), esto es un 28 por ciento.

La SGAE subrayó que es evidente también que el IVA cultural al 21 por ciento provoca que España pierda atractivo para las giras internacionales de grandes artistas.

Pidió luchar contras las descargas ilegales y fomentar la oferta legal en la red.

Explicó que el agudo descenso de la música grabada se había paliado parcialmente hasta ahora con la progresiva consolidación del mercado digital, pero la evolución positiva también se truncó en el último ejercicio, según Promusicae.

Abundó que los servicios de streaming por suscripciones (escuchar música online sin necesidad de descarga), como Spotify, Deezer o Napster, continúan afianzándose y ya suponen un desembolso anual de 20.3 millones de euros (27.6 millones de dólares), un 9.4 por ciento más que las cifras del año anterior.

Sin embargo, por el contrario, todas las demás modalidades de negocio digital se desinflan, aseveró.

Puso como ejemplo que las descargas de álbumes o canciones (a través de iTunes, por ejemplo) disminuyen un 9.5 por ciento y los tonos y demás productos para móviles transitan ya por franjas casi residuales (17.8 por ciento de caída).

Resaltó que hasta el streaming financiado por publicidad (las modalidades gratuitas de servicios como Spotify, Deezer, YouTube o VEVO) se encoge casi cuatro puntos porcentuales.

Precisó que como consecuencia de todos estos comportamientos negativos, el mercado digital se queda en cifras casi idénticas a las del año anterior: 48.3 millones de euros entonces y 48.1 millones de euros ahora (un 0.35 por ciento menos).

Puntualizó que como las pérdidas del negocio físico son mucho más sensibles, el volumen del mercado digital sobre el total del mercado supera por primera vez en España el 40 por ciento (en el año anterior, este porcentaje era del 34.2 por ciento).