El presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME) y de la Bolsa de Madrid, Antonio Zoido, advirtió hoy aquí que crear impuestos a las transacciones financieras sería negativo y puede "atentar contra el costo del capital para financiar a empresas".

En la inauguración del Noveno Foro de Empresas de Mediana Capitalización que organiza BME, indicó que en el caso del Impuesto a las Transacciones Financieras que se debate a nivel europeo, "se cumplen los peores vaticinios" y puede afectar a la inversión en sí misma.

En el evento en la Bolsa de Madrid, precisó que ese impuesto "perjudicaría directamente a la economía real, en el sentido que dificultaría aún más el financiamiento para empresas, perjudicando de forma especial a las que sufren sequía de liquidez, es decir, las pequeñas y medianas empresas".

Señaló que ya varios países han expresado su preocupación a la Comisión Europea (CE) por el costo "y otros efectos muy negativos sobre la maltrecha economía europea que supondría la implantación de este nuevo impuesto".

"Esperamos que las autoridades reflexionen sobre la conveniencia de la puesta en funcionamiento de este impuesto ya que sus consecuencias serían serias", manifestó ante representantes de empresas, inversionistas e intermediarios de Bolsa.

Aclaró que a pesar de todo ello, "no se deben desaprovechar, sin embargo, las oportunidades que otorgan los mercados, y hay que trabajar bajo estos parámetros con contundencia porque queda mucho por hacer".

Para el caso de España, Zoido precisó que es necesario acometer una reestructuración, ya que las Pymes "son demasiado pequeñas" y esa es condición para acceder al crédito y cambiar eso es necesario para mejorar su estructura de financiamiento.

Enfatizó que corregir esto "requiere un rediseño básico del tamaño de muchas pequeñas empresas, facilitar y fomentar la aparición de nuevas instituciones y mecanismos ahora no existentes para proveer en base al mercado, financiamiento".

Recalcó que se trata de una consecuencia de la crisis económica y un desafío que llevará tiempo para crearse ese nuevo esquema "que exige coordinación y trabajo de las instituciones públicas y privadas comportando cambios normativos e imaginativos de relevancia".

"Desde el punto de vista de la inversión, es necesario convencer a los ahorradores a que aporten una parte de sus fondos al desarrollo de las empresas, sobre todo las más pequeñas. Si se quiere que las empresas acudan al mercado, hay que fomentar que los inversionistas inviertan en ellas", expresó.

Reiteró que eso es fundamental en el caso de las Pymes sobre las que se tiene un elevado nivel de riesgo, más aún cuando en otros países ya se ofrecen atractivos fiscales a inversionistas que entran en estos esquemas.

El evento que se realiza los días 20 y 30 de mayo en la Bolsa de Madrid reúne 300 representantes de entidades inversionistas e intermediarios, así como de 72 empresas cotizadas en este mercado bursátil, para hablar sobre financiamiento en las pequeñas y medianas empresas.