Se imponen dos récords y se empata otro en jornada de jueves en LMB

Dos nuevas marcas se impusieron y una más se empató ayer jueves, en lo que fue el último día de la serie de principio de semana, dentro de la campaña 2014 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB).

Los escenarios donde se impusieron estas marcas fueron los parques Deportivo Unversitario Beto Ávila del puerto de Veracruz, y el Estadio Monclova, de aquella ciudad coahuilense.

En el puerto jarocho, en el tercer y último juego de la serie entre Rieleros de Aguascalientes y Rojos del Águila, se impuso el primer nuevo récord de la jornada; el de más bases por bolas recibidas por un jugador en un duelo de extra innings, con seis.

El toletero dominicano Willis Otáñez, de Rieleros, recibió seis pasaportes en el partido que ganó Veracruz por 2-1 a Rieleros en 13 largos episodios.

Otáñez recibió base por bolas en la segunda, tercera, sexta y octava entradas, mientras que ya en extra innings, recibió pasaportes en la décima y decimosegunda tandas, éstas de manera intencional.

El abridor jarocho Tomás Solís le dio los tres primeros pasaportes, Leonardo González le dio uno más, mientras Jesús Pirela y Roberto Novoa le concedieron los dos restantes. En seis apariciones que tuvo en la caja de bateo, el cañonero Otáñez no tuvo un turno legal en el juego.

En caso de recibir una base por bolas en su primera aparición al bate en el duelo de este viernes frente a Olmecas de Tabasco, empataría el récord de más pasaportes recibidos en forma consecutiva entre juegos, que es de siete.

Este récord pertenece al estadounidense Joseph Pactwa, del club Tampico, impuesto en la campaña de 1977.

En el primer partido de una doble cartelera entre Tigres de Quintana Roo y Acereros de Monclova, se impuso la segunda marca de la jornada, el de más hits dobles conectados por un equipo en una sola entrada, con seis.

Los causantes de los batazos de dos esquinas en esa tercera entrada fueron Antonio Lamas, con dos, Hernando Arredondo, Óscar Ramírez, Héctor Garanzuay y el estadounidense Matt Padgett, todos con uno, y ante la serpentina del derrotado Enrique Lechuga.

El récord anterior era de cinco hits dobles conectados en un inning y pertenecía a Diablos Rojos del México, que lo consiguió el 9 de abril de 1994, en la cuarta entrada, frente a Tigres, en ese entonces capitalinos.

Finalmente, en el rubro individual, Antonio Lamas empató un récord de LMB, al conectar dos hits dobles en el mismo inning. Se convierte en el jugador número 11 en la historia del circuito en conseguirlo.