Crisis por menores migrantes en EUA, "bomba de tiempo": CIDH

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió hoy a Estados Unidos garantizar el acceso a peticiones de asilo a los menores indocumentados que viajan solos, al externar su preocupación por dicha crisis.

La relatora sobre los Derechos de la Niñez, comisionada Rosa María Ortiz, hizo un llamado a las autoridades estadunidenses, sociedad y medios de comunicación a no perder de vista la naturaleza de los actores principales de esta situación.

"Las vulnerabilidades y riesgos que enfrentan por ser niños y migrantes al mismo tiempo, exige que Estados Unidos garantice que el principio del interés superior del niño y el principio de unidad familiar sean consideraciones primordiales", dijo.

La CIDH consideró que frente a está situación, la primera obligación de Estados Unidos debe ser garantizar procedimientos que permitan identificar a menores migrantes que podrían requerir protección internacional o necesidades especiales de protección.

Ortiz consideró que estos menores deberían recibir esa protección integral que en tantas ocasiones le ha sido prometida "y todavía no se refleja plena y realmente en las políticas, leyes y prácticas en materia de migración".

En un comunicado, la comisión interamericana destacó que dado que los factores de expulsión y atracción detrás de estos flujos incluyen criminalidad, desigualdad, pobreza y otros, la situación requiere una respuesta regional con enfoque en los derechos humanos.

De igual forma, reafirmó su posición en el sentido de que la detención de un menor debido a su situación migratoria irregular "representa una violación de los derechos del niño y siempre está en contra del principio del interés superior del niño".

La CIDH reconoció el pronunciamiento del presidente Barack Obama en el sentido de que estos flujos constituyen una "situación humanitaria urgente", así como los esfuerzos gubernamentales adicionales para proporcionar ayuda humanitaria a estos menores.

El Departamento de Seguridad Interna informó que desde octubre a mayo pasado, 52 mil menores indocumentados han sido detenidos en la frontera con México, en adición a 39 mil adultos, la mayoría mujeres, que viajaban con niños.

El comisionado relator sobre los Derechos de los Migrantes y relator para Estados Unidos, Felipe González, caracterizó la situación como un elemento adicional que agrava la situación que muchos menores enfrentan ya en sus países de origen.

"Esta situación es una bomba de tiempo y requiere que los Estados garanticen el derecho a migrar, el derecho a buscar y recibir asilo, el principio y el derecho de no devolución y el derecho a no ser forzado a migrar", indicó.