Justicia brasileña impone medida para que los jugadores se hidraten

El Tribunal Regional del Trabajo determinó hoy que la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) ordene detener los partidos cada 30 minutos si la temperatura en los terrenos de juego de la Copa del Mundo Brasil 2014 supera los 32 grados, con el objetivo de que los jugadores se hidraten.

La medida, que todavía puede ser recurrida por la FIFA, fue decretada por el juez Rogerio Neiva Pinheiro, quien atendió un pedido del ministerio público brasileño.

En caso de que el organismo no observe lo decretado por el juez, la justicia brasileña impondrá multas de 200 mil reales (unos 90 mil dólares) por partido, según una nota emitida hoy por el tribunal.

El juez recuerda que este tipo de medidas ya existen en los estatus de la FIFA, por lo que no impone ningún cambio en el procedimiento, aunque la decisión sí supone su cumplimiento obligatorio.