El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, nombró hoy al nuevo ministro de Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, y al director de la Policía Nacional Civil (PNC), Rigoberto Pleités, en acatamiento a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Perdomo y Pleités relevan a los generales retirados, David Munguía Payés, y Francisco Salinas, cuyos nombramientos fueron anulados por la Sala de lo Constitucional de la CSJ, que argumentó que la nueva doctrina de seguridad exige que esos cargos sean civiles.

Funes acató la resolución, pero manifestó su rechazo al vincularla con propósitos electorales y una "fobia" a la Fuerza Armada.

Perdomo era el director del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE) y Pleités el titular de Migración y Extranjería.

Salinas pasó a cubrir la dirección del OIE y al igual que los otros funcionarios fueron juramentados por el mandatario en la Casa Presidencial.

En la juramentación, Funes reiteró su rechazo a la sentencia y dijo que en ambas designaciones de generales retirados al frente de la seguridad pública del país "no estábamos violando el espíritu de los Acuerdos de Paz ni tampoco de la Constitución de la República".

Pero "en respeto a la institucionalidad del país y de la separación de poderes" dejó sin efecto ambos acuerdos y procedió a un período de reflexión y evaluación de quienes deberían de ser los sustitutos.

"Ambos funcionarios desarrollaron un trabajo ejemplar que implicó un punto de inflexión en el comportamiento de la criminalidad en el país", argumentó Funes.

Añadió que fue precisamente bajo la titularidad del general Munguía Payés y de Francisco Salinas que los homicidios se redujeron en más de un 50 por ciento" y las extorsiones en 11 por ciento.

Manifestó que Perdomo deberá continuar con la tendencia a la baja de los homicidios y el proceso de pacificación que ha iniciado tras la tregua pactada entre las pandillas, así como seguir con los programas de prevención.