Defiende Papa libertad religiosa más allá de "falsa tolerancia"

El Papa Francisco defendió la libertad religiosa como un derecho que va más allá del culto privado y criticó la "falsa tolerancia" que reprime cualquier manifestación pública del credo en aras de la convivencia entre las religiones.

El pontífice se pronunció al respecto durante un discurso en el Vaticano ante los participantes de un congreso internacional sobre el tema, que inició este viernes y concluirá el sábado en Roma bajo el patrocinio de la Universidad LUMSA.

"La libertad religiosa no es sólo un pensamiento o un culto privado. Es libertad de vivir según los principios éticos resultantes a la verdad encontrada, sea privada que públicamente", advirtió.

Sostuvo que garantizar esta libertad es un desafío del mundo globalizado, donde el pensamiento débil rebaja el nivel ético general y con una "falsa tolerancia" se termina por perseguir a aquellos que defienden la verdad sobre el hombre.

Constató que todo ser humano es un buscador de la verdad sobre su origen y destino; por eso en su mente y en su corazón nacen preguntas y pensamientos que no pueden ser reprimidos o silenciados, ya que surgen de lo más profundo y están arraigados en la esencia íntima de la persona.

Estas, advirtió, son cuestiones religiosas y necesitan la libertad religiosa para manifestarse plenamente.

Por eso estableció que los sistemas jurídicos, estatales o internacionales están obligados a reconocer, garantizar y protegen la libertad religiosa, que es un derecho intrínseco a la naturaleza humana, a su dignidad de ser libre y, al mismo tiempo, un indicador de sana democracia.

"La libertad religiosa favorece el desarrollo de las relaciones de mutuo respeto entre las diferentes confesiones y una sana colaboración con el Estado y la sociedad política sin que se confundan los papeles y sin antagonismos", afirmó el Papa.

Para el líder católico resulta "incomprensible y preocupante" que en la época actual existan discriminaciones, restricciones de derechos e incluso persecuciones por profesar una determinada fe.

"Hoy en día, las persecuciones contra los cristianos son más fuertes que en los primeros siglos de la Iglesia y hay más cristianos mártires que en aquella época", apuntó.