Preocupa a ACNUR seguridad de refugiados sirios en Irak

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) expresó su alarma por la seguridad de los refugiados sirios en Irak, a raíz de los recientes ataques de los yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL).

"Con el desplazamiento forzado en Irak que se estima en un millón de personas en lo que va del año, el ACNUR también está preocupado por la seguridad de los refugiados sirios en el campamento de Al-Qaem, en el oeste del país", dijo el vocero del ACNUR Adrian Edwards.

Al-Qaem, también conocido como Al-Obaidi, se encuentra en la provincia iraquí de Anbar, a unos 25 kilómetros de la frontera con Siria.

En rueda de prensa en Ginebra, Edwards señaló que de ese millón, al menos 500 mil se vieron forzados a desplazarse en el interior del país tras la toma de Mosul por el EIIL.

Explicó que mil 500 refugiados sirios están alojados en tiendas de campaña en el campamento y más de tres mil 500 viven fuera en condiciones precarias a unos 25 kilómetros de la frontera con Siria.

"Anoche tuvieron lugar enfrentamientos militares en torno a la zona del campamento, provocando el pánico entre la población de refugiados", señaló.

Además con los recientes combates, "la situación es caótica", reconoció Edwards y añadió que "a pesar del acceso limitado" trabajan con otras agencias humanitarias de la ONU para llevar asistencia a los más necesitados y que la repartición de alimentos no se vea interrumpida.

"Nuestra operación de ayuda se centra actualmente en el norte del país. Muchos de los desplazados han encontrado refugio temporal con amigos y familiares, en hoteles, escuelas, mezquitas, parques y edificios sin terminar", refirió.

Con los enfrentamientos que tienen lugar en diferentes partes de Irak, la crisis de desplazamiento podría escalar más así como las necesidades humanitarias, advirtió.

"Junto con nuestras organizaciones hermanas y las ONG asociadas en Irak, el ACNUR está revisando sus requerimientos y pronto publicará un nuevo llamado para cubrir las necesidades de un millón de desplazados iraquíes desplazados en 2014", apuntó.

Finalmente, Edwards reveló que "muchos refugiados han pedido volver a Siria, a pesar de que ahí las condiciones son muy inseguras" y aclaró que hasta el momento no se han registrado movimientos en las frontera que compartes ambos países.