Desde el primer minuto de este martes, Televisa y Televisión Azteca concluyeron las transmisiones analógicas de sus señales televisivas en esta ciudad fronteriza, para dar paso a la tecnología digital.

De acuerdo con el Jefe de la Unidad de Sistemas de Radio y Televisión de Cofetel, Fernando Borjón, Televisa realizó el "apagón analógico" de sus canales 6, 12 y 57, en tanto que Televisión Azteca cesó las transmisiones análogas del 21 y 27.

Por su parte, el concesionario Mario Enrique Mayans Concha "apagó" el canal 45 y en las próximas horas se espera que el canal 33 operado por Telemundo concluya las transmisiones analógicas.

El funcionario de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) señaló que el canal 3, operado por el permisionario Instituto Politécnico Nacional (IPN) realizará el "apagón analógico" en punto de las 20:00 horas locales durante la ceremonia que se realizará en esta ciudad.

Refirió que la conclusión de las señales analógicas de la televisión abierta en esta ciudad permite tener 12 canales de programación en sistema digital en los ocho canales de transmisión que se ofrecían de forma tradicional al público.

"Los canales análogos 6, 12, 33, 45, 27, 21, 3 y 57 sumarán 48 Megahertz que serán recuperados por el Estado, cabe señalar que el canal 57 opera en la banda de 700 Megahertz, con lo cual se liberan seis megahertz en esta parte del espectro que pueden ser usados para servicios de telecomunicaciones".

Borjón enfatizó que si bien el portal MiCofetel registró un aumento en el número de llamadas de usuarios relacionadas con dudas sobre el uso de los decodificadores, no se ha registrado ningún tipo de protesta como ha trascendido.

El funcionario refirió que en esta ciudad fronteriza, la penetración del servicio de televisión digital superó el 93 por ciento, de tal forma que el 7.0 por ciento restante, equivalente a 14 mil 324 personas, es la población que podría verse afectada por el cese de las señales analógicas.

"Las 14 mil 324 personas corresponde únicamente a los usuarios que dependían del servicio de televisión abierta y equivalen a alrededor del 3.6 por ciento de la población total en Tijuana", precisó.

El "apagón analógico" en Tijuana requirió alrededor de 300 millones de pesos para instalar alrededor de 200 mil decodificadores que fueron entregados en igual número de hogares por la empresa Teletec, elegida para tal tarea por Cofetel, vía licitación.