Trabajadores del espectáculo franceses convocan a huelga "masiva"

Los principales sindicatos de los trabajadores franceses del espectáculo convocaron hoy una "huelga masiva" del sector, que amenaza la celebración del festival de Teatro de Aviñón, considerado el más importante del mundo.

En un comunicado, la rama espectáculos del principal sindicato francés, la Confederación Nacional del Trabajo (CGT), informó de la presentación de un aviso de huelga para el próximo 4 de julio, día de la inauguración del certamen de Aviñón, en el sur del país.

La huelga fue convocada por los sindicatos en defensa del estatuto de los trabajadores temporales del espectáculo y de la cultura, que los sindicatos consideran actualmente amenazado por los planes del gobierno.

En Francia, el Estado subsidia a los denominados "intermitentes", trabajadores temporales del sector cultural y de espectáculo, durante los meses en los que estos no trabajan debido a las características de eventualidad del sector.

Los sindicatos temen que el actual gobierno socialista modifique el estatuto que actualmente protege financieramente a los empleados.

De acuerdo con medios galos, el ejecutivo francés planea endurecer el sistema de acceso a las ayudas.

La víspera, el primer ministro Manuel Valls analizó la situación de estos trabajadores, que desde hace varios días se han manifestado en París y otras ciudades francesas para exigir el mantenimiento del estatuto todavía en vigor.

"Hace años que hay una crisis de estos trabajadores. Hay que terminar con esta precariedad", explicó el jefe de gobierno galo.

Valls lanzó varios mensajes favorables a la negociación con el sector para tratar de tranquilizar a los sindicatos, pero sus anuncios no los convencieron y hoy la CGT realizó el emplazamiento a huelga.

"Si el gobierno no nos escucha para diseñar un plan de pacificación equilibrado y durable que tenga en cuenta nuestras propuestas, el verano no pasará con normalidad", advirtió la CGT en su comunicado.

En el verano de 2003 una huelga de trabajadores del espectáculo en Francia motivada por la defensa del mismo estatuto hoy a debate ocasionó numerosas cancelaciones de espectáculos culturales en todo el país europeo.