El nuncio apostólico, Christophe Pierre, inició una visita a esta ciudad con una misa que ofició especialmente para jóvenes misioneros de Quintana Roo en la zona donde se construye la basílica de Cancún.

En su mensaje, el representante papal indicó que los jóvenes son particularmente los que más sufren de la dificultad de la secularización del mundo de hoy, por lo que deben enfrentar la situación siendo buenos educadores y no tener miedo de conocer a Cristo.

"Los jóvenes no deben tener miedo a conocer a Cristo", afirmó.

La Iglesia, dijo, funciona con la autenticidad de sus miembros, de ahí la convocatoria a ser buenas personas, vivir sin miedo su fe. "Vivimos en un mundo global, con mucho pluralismo, el único modo de enfrentarlo es siendo verdadero, auténtico, pero también ser misioneros", sostuvo.

El nuncio ofreció hoy una misa ante aproximadamente 800 jóvenes en el lugar donde se pretende construir la Iglesia Santa María del Mar.

Las condiciones climáticas imperantes en la zona limitaron un poco las actividades, pero logró convocar también a mujeres de todas edades.

En su sermón, Pierre pidió estar muy atentos a las palabras del Papa Francisco, donde dice que la Iglesia no es solamente una organización humana, o no gubernamental, ni una asociación de fieles, ni tampoco un clan de amigos de Jesús.

"La Iglesia es una historia de amor, de Dios para con nosotros, que entra en nuestra vida y comparte todo lo que somos, nuestras alegrías pero también las miserias", manifestó.

Sostuvo también que la Iglesia católica tiene que estar unida, "pero también dar testimonio de esa unidad, de esa fuerza, en una tarea que no debe ser difícil".