Luis Suárez brilla con Uruguay y Colombia asegura su sitio en octavos

El delantero uruguayo Luis Suárez tuvo un grandioso debut en la Copa del Mundo Brasil 2014, al conseguir las anotaciones del triunfo 2-1 sobre Inglaterra, en lo más sobresaliente de la jornada del jueves.

Aunque estaba listo para jugar ante Costa Rica el pasado sábado, el técnico Óscar Tabárez prefirió no arriesgarlo y lo dejó en la banca; su ausencia fue notoria, pues "La Celeste" apenas pudo conseguir una anotación y recibió tres para caer en su presentación.

En la Arena de Sao Paulo lucharían "a muerte" dos campeones del mundo, obligados a ganar tras comenzar con sendas derrotas en Brasil, y fueron los "charrúas" los que salieron mejor librados y, de paso, dejaron a los ingleses con un pie fuera de la justa.

Luis Suárez apareció al minuto 39 para rematar con la cabeza un preciso servicio de Edinson Cavani, aunque Wayne Rooney niveló las acciones al 75 y logró su primer tanto en las Copas del Mundo.

Cuando la repartición de puntos parecía definida, Suárez aprovechó un despeje del portero Fernando Muslera, controló el esférico, ingresó al área y fusiló a Joe Hart para poner el 2-1 definitivo a cinco minutos del final, el tanto que les da vida y esperanza.

Y aunque el equipo de la rosa no está eliminado, necesita una combinación de resultados y golear a Costa Rica en la última fecha para mantener sus opciones en el Grupo C, aunque un empate entre italianos y "ticos" este viernes los dejaría fuera de forma anticipada.

En actividad del pelotón C, Colombia, ya calificado, sigue poniendo ritmo al Mundial tras su segundo triunfo, hoy 2-1 sobre Costa de Marfil en el Estadio Nacional de Brasilia, choque intenso que tuvo buenos momentos pese al empate sin goles tras 45 minutos.

Un remate de cabeza de James Rodríguez adelantó a los "cafeteros" al minuto 63, equipo que aprovechó un error de la zaga rival para robar el esférico y ampliar su ventaja gracias a Juan Quintero (70); Gervinho (73) puso emoción con un golazo, que de nada sirvió al final.

El cuadro que dirige el argentino José Pékerman está clasificado a octavos de final con seis puntos gracias al empate sin goles que tuvieron Japón y Grecia en el Estadio das Dunas, donde los orientales no aprovecharon la superioridad numérica que tuvieron tras la expulsión de Konstantinos Katsouranis, al minuto 38.

Pese al pobre accionar mostrado y a su resultado, tanto nipones como helénicos, y también los marfileños, tienen posibilidades de seguir con vida y se jugarán el último boleto disponible en la última fecha, el próximo martes.