Recrimina Texas falta de acción federal para asegurar frontera sur

El gobierno de Texas reprochó hoy la falta de acción de la administración federal para asegurar la frontera sur y contener la actual ola migratoria ilegal que amenaza la seguridad del estado y sus ciudadanos.

El gobernador Rick Perry, el vicegobernador David Dewhurst, y el presidente de la Cámara de Representantes del Estado, Joe Straus, criticaron a Washington este jueves al ordenar que sea reforzada la vigilancia en la frontera sur.

"Texas no puede permitirse el lujo de esperar a Washington para actuar en esta crisis y no vamos a quedarnos de brazos cruzados mientras la seguridad de nuestros ciudadanos está amenazada", declaró Perry en un comunicado conjunto.

Enfatizó que hasta que el gobierno federal reconozca el peligro en que está poniendo a los ciudadanos del estado por su falta de acción para asegurar la frontera, "la policía de Texas debe hacer todo lo posible para mantener a nuestros ciudadanos y comunidades a salvo".

Dewhurst sostuvo que "el gobierno federal ha abdicado de su responsabilidad de asegurar la frontera y proteger a este país de las consecuencias de la inmigración ilegal, pero como texanos, sabemos cómo liderar en las áreas donde Washington ha fracasado".

El Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas llevó a cabo la Operación Seguridad Fuerte el año pasado y logró "resultados sorprendentes", aseguró Dewhurst en la declaración.

Destacó que gracias a los recursos asignados para detener la entrada ilegal, disminuyeron los índices de criminalidad relacionados con drogas, cárteles, pandillas transnacionales y la actividad ilegal en la frontera.

Debido a la ausencia de recursos federales adecuados para contener la inmigración ilegal, Perry, Dewhurst y Straus decidieron ordenar al DPS el inicio de operaciones inmediatas de vigilancia en la frontera.

El DPS fue autorizado a utilizar 1.3 millones de dólares a la semana para financiar dichos operativos, que se mantendrán en forma continua hasta el final del año fiscal en octubre próximo a fin de combatir lo que se calificó como una "inundación" de inmigrantes indocumentados.

De forma periódica, el DPS deberá reportar los resultados de los operativos de vigilancia al gobernador y a la legislatura.

La Patrulla Fronteriza ha detenido a más inmigrantes indocumentados en la zona del Valle del Río Grande, en el sur de Texas, en los primeros ocho meses del actual año fiscal federal (más de 160 mil) que los que fueron detenidos en todo el año fiscal 2013 (154 mil 453).

Tan solo en mayo pasado, la Patrulla Fronteriza informó que detuvo a más de mil 100 inmigrantes indocumentados por día en el Valle del Río Grande.

Este año, como en 2013, más de la mitad de las personas aprehendidas en la frontera entre Texas y México provienen de países centroamericanos y una buena parte de ellos, son menores de edad no acompañados.

Se estima que durante el actual año fiscal 2014 hasta unos 90 mil niños migrantes no acompañados podrían ser detenidos en la frontera sur de Texas, en comparación con 28 mil 352 que fueron aprehendidos en el año fiscal 2013.