Ataca Berlusconi a magistratura durante interrogatorio en juicio

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi acusó hoy a la magistratura de su país de ser "incontrolable" e "irresponsable", mientras era interrogado como testigo en un caso de extorsión a la constructora Impregilo.

"La magistratura es incontrolada e incontrolable, irresponsable y goza de inmunidad", dijo el ex Cavaliere a la presidente del Tribunal de Nápoles (sur), Giovanna Ceppaluni.

Berlusconi es interrogado en el proceso en el que el ex director del diario L'Avanti, Valter Lavitola, es imputado de intento de extorsión a Impregilo.

El ex primer ministro respondió a una serie de preguntas sobre el caso y, en particular a su relación con Lavitola, que se presentaba como su emisario en Panamá.

"No entiendo el sentido de estas preguntas", dijo el ex jefe de gobierno a Ceppaluni, que le aclaró que no había necesidad de que comprendiera y que simplemente estaba obligado a responder.

Al ex premier no le gustó la respuesta de la presidente de la Corte, quien también le aclaró que la magistratura italiana está tutelada por el código penal.

Berlusconi compareció como testigo en el caso en el que Lavitola es acusado de intento de extorsión a Impregilo para que la constructora pudiera adjudicarse obras públicas en Panamá.

Durante la audiencia fue escuchada una conversación del 2 de agosto de 2011 entre Berlusconi, que entonces era jefe de gobierno y Massimo Ponzellini, ex administrador de Impregilo.

En la plática el entonces premier informaba a su interlocutor que si Impregilo no construía un hospital en Panamá, el presidente del país centroamericano, Ricardo Martinelli habría revocado contratos para otras obras, lo que habría causado el desplome bursátil del título del grupo.

Berlusconi dijo que él solamente actuó como mediador luego de que Lavitola le informara telefónicamente sobre su preocupación porque Impregilo no financiaría el hospital prometido.

Según los fiscales, para obtener la concesión de construcción del metro de la Ciudad de Panamá, Impregilo debía financiar la edificación de un hospital, que habría corrido a cargo de una empresa panameña vinculada con Martinelli.

Los abogados de Berlusconi habían pedido a los jueces que su cliente fuera interrogado como imputado en un proceso relacionado, lo que le habría permitido avalarse de la facultad de no responder.

Los magistrados rechazaron tal solicitud, por lo que el ex Cavaliere debió presentarse este día ante el aula y responder a las preguntas.

En un juicio paralelo Berlusconi y Lavitola son acusados de corrupción por el presunto soborno a un senador.