Piden acción internacional para proteger a elefantes de Mozambique

La caza furtiva ha diezmado por centenas la población de los elefantes de Mozambique, cuya sobreviviencia está en riesgo y requiere una acción internacional urgente, alertó hoy el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

La organización especialista en la protección de la fauna silvestre lanzó la advertencia después de llevar a cabo un conteo aéreo de los elefantes de Mozambique, con el cual corroboró que de 480 a 900 de estos mamíferos murieron en el norte de ese país entre 2011 y 2013.

Esa nación del sureste africano es señalado desde hace años por su pobre historial en materia de protección animal, indicó WWF y refirió que en el Parque Nacional Quirimbas (costa noreste) casi la mitad de los elefantes que se observaron desde finales de 2013 eran cadáveres.

"Una acción internacional de urgencia es necesaria", apeló la organización no gubernamental en un comunicado.

La administración del parque referido argumenta que el 80 por ciento de los elefantes muertos en Quirimbas son jóvenes, menos prudentes que sus mayores lo que les pone en mayor riesgo de ser víctimas de los cazadores furtivos que buscan marfil.

En el mercado ilegal, el marfil es vendido a 50 dólares por kilogramo localmente a intermediarios, quienes a su vez lo ofrecen en 500 dólares, y "la gente que lo compra normalmente no escatima y es ajena a lo que pasa con los elefantes".

El WWF, que también fustigó que los mismos pobladores locales ayuden a los cazadores indicándoles la localización de los elefantes, describió a Mozambique como "uno de los mayores lugares de masacre de elefantes y de tránsito de marfil en África".

Además consideró al país como "una jugosa plataforma de tránsito y exportación de cuernos de rinocerontes hacia los mercados asiáticos".