Países islámicos se comprometen a combatir políticas sectarias

Los países de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) finalizaron hoy su reunión en Arabia Saudita con el compromiso de combatir las políticas sectarias y de exclusión, que generan discordias en algunas naciones, como Irak.

Los ministros de Exteriores de la OCI acordaron mantenerse unidos en la lucha contra las políticas sectarias y de exclusión que amenazan la seguridad y estabilidad de la región, según la Declaración de Jeddah, leída por el canciller saudita, el príncipe Saud al Faisal.

Al término de su reunión de dos días en la ciudad saudita de Jeddah, los participantes condenaron "el terrorismo en todas sus formas" y denunciaron la incapacidad de la comunidad internacional para hallar una solución a la guerra en Siria, según la cadena árabe Al Arabiya.

La OCI, una organización que agrupa a 57 Estados con casi mil 500 millones de musulmanes, expresó su preocupación por los conflictos en algunos países musulmanes.

En una rueda de prensa, el príncipe al Faisal volvió a acusar al primer ministro iraquí, el chiíta Nouri al Maliki, de "avivar el sectarismo en Irak".

"Sus políticas sectarias son la causa del deterioro de la situación en su país, ya que al tratar mal a algunas zonas y ostentar todos los puestos (del gobierno) ha debilitado la capacidad del Ejército iraquí", subrayó.

También denunció intervenciones externas que aprovechan la debilidad de algunos países árabes, por lo que deben ser repelidas, aunque no precisó de qué manera.

Durante la reunión de la OCI, los cancilleres abordaron la rebelión sunita en Irak, el conflicto en Siria y la situación en los territorios palestinos, así como la seguridad en la región y los desafíos que enfrentan las minorías musulmanes en algunos países.

En sus conclusiones, los ministros culparon a Israel por la interrupción del proceso de paz con los palestinos, en referencia a la negativa de Tel Aviv de liberar a un cuarto grupo de presos, como estaba acordado.

Respecto a Siria, los cancilleres rechazaron las elecciones presidenciales ya que, aseguraron, contradicen la Declaración de Ginebra, que pide el establecimiento de un Gobierno de transición con el objetivo de reactivar el proceso político en el país.

Además, pidieron a la comunidad internacional mejorar su contribución ante el creciente número de refugiados sirios en los países vecinos.