El presidente de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la Cámara de Diputados, José Muñoz Soria, afirmó que deben darse más facultades y funciones a ese organismo para combatir la corrupción.

Al participar en el ciclo de conferencias "Actualización en Fiscalización Superior en México y Temas Afines", resaltó que no se trata "de darle dientes" a este ente auditor, sino de ampliarle facultades y funciones para que tome acciones, incluso, preventivas.

El perredista anunció que revisará las leyes para fortalecer la ASF, de manera que pueda examinar con posterioridad el ejercicio de la Cuenta Pública, y estar al pendiente de todos los procesos licitatorios.

"Reforzar las funciones de la Auditoría Superior de la Federación, impulsar mejores políticas públicas y perfeccionar el sistema educativo permitirá avanzar en el combate a la corrupción", afirmó el diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Muñoz Soria explicó que con la revisión de la Cuenta Pública 2012, se podría iniciar en 2013 un proceso para definir a qué entes se van a auditar, al tiempo que aseguró que estará al pendiente de los procesos de licitaciones.

En este sentido, consideró que la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción (CNA) caería en cuestiones de ambigüedad con los Ministerios Públicos.

"La división de poderes está clara y no hay que dejar ambigüedades ahí, porque eso daría facilidad para que cualquier solicitud de amparo pudiera otorgarse", precisó.

El legislador del sol azteca señaló que no queda muy claro qué hará o perseguirá la CNA, pues se ha planteado que reciba las denuncias de combate a la corrupción.

Comentó que "¿para qué crear otro ente, si realmente esa Comisión Nacional Anticorrupción es de control interno? por lo que puntualizó que la Auditoría Superior la puede absorber fortaleciendo un órgano único" y auditar en tiempo real ese tipo de asuntos.

Aseguró que se deben estructurar ordenamientos que sancionen la corrupción, aunque pugnó por resolver problemas nacionales como el educativo, que es el más importante, y seguramente su resultado sería mayor que el del diseño de las leyes.

Manifestó que deben delinearse políticas públicas en educación y cultura, pues, "tenemos un fuerte problema como país y no hemos sido capaces de diseñar o definir un proyecto de nación".

Afirmó que México tiene un problema cultural de corrupción arraigado en el que se piensa que "un político pobre es un pobre político", cuando son quienes deberían orientar el uso de los recursos públicos para sacar al pueblo de la pobreza, la desigualdad, la marginación, y dar posibilidades de educación, trabajo y salud.

José Muñoz refirió que para resolver la situación educativa es necesario ir más allá de las evaluaciones.

"Tenemos un fuerte problema nacional y una parte importante son las leyes para resolverlo, pero la otra es la ética de nuestra conducta pública", además de un proyecto nacional, sentenció.