El Congreso local aprobó enviar un exhorto al gobierno estatal y los 10 ayuntamientos, para garantizar la indemnización justa y la reubicación de elementos policiales que sean despedidos por no aprobar los exámenes de control de confianza.

La propuesta, presentada por el diputado local Noé Pinto de los Santos y respaldada por las fracciones legislativas de PRI y Nueva Alianza, señala que además del pago por servicios prestados, "se generen las condiciones para reubicarlos en entidades públicas o privadas, en áreas distintas a donde realizaban originalmente sus funciones".

Se incluiría a integrantes de cualquier corporación policial estatal o municipal, "que sean despedidos de manera injustificada, o por reprobar los exámenes de control de confianza".

Si bien reconocieron que "está clara la forma en que legalmente están previstas las indemnizaciones", los diputados locales consideraron oportuno emitir el exhorto, "para que al momento del cese o baja a elementos de seguridad pública o de procuración de justicia, les garanticen el pago de la liquidación que les corresponda".

El exhorto de los legisladores precisa que, además, se deben generar condiciones para la reubicación de esos elementos, "siempre y cuando no hayan sido separados por tener vínculos con la delincuencia organizada".