Julio Hernández Barros, académico de la Universidad Iberoamericana, consideró que la recién creada Unidad para Personas Desaparecidas requiere de sensibilidad política de la Secretaría de Hacienda para dotar de recursos a la Procuraduría General de la República y permitir que esa instancia haga su trabajo.

En entrevista dijo que en reuniones con el procurador Jesús Murillo Karam, éste le ha expresado su disposición de enfrentar el problema de las víctimas en México, y lo reconoció como uno de los impulsores de la ley general de víctimas; "pero si carece de recursos no tendrá sustento en la realidad", advirtió.

El académico redactor de la Ley General de Víctimas alentó a la autoridad hacendaria para que dote de los recursos necesarios a quienes harán esta tarea, a fin de que la Unidad para Personas Desaparecidas "tenga piso y un sustento en la realidad y no sólo sean palabras".

Admitió que la creación de esa unidad no es suficiente para enfrentar el problema que suma una lista de 26 mil nombres, pero es el primer paso para avanzar en su solución.

Planteó que cuando el gobierno actual recibió la administración, en materia de víctimas de desaparición forzada no había absolutamente nada.

Entre las bondades de esta unidad, dijo, son los protocolos de activación inmediata que permitirá no solamente localizar personas, sino localizar personas con vida, si la búsqueda es inmediata las probabilidades de encontrar a los desaparecidos con vida se van multiplicando.

Recordó que hay un protocolo que evitará que los familiares de las víctimas de desaparición tengan que estar yendo de un lado a otro y perdiéndose en papeleo con dependencias del gobierno para buscar a sus seres queridos, para que en una ventanilla única, con una sola persona, y oficina puedan tratar el tema.

Planteó que se pretende dotar a esa oficina de recursos suficientes para crear todas las unidades a nivel nacional que se requieren para la búsqueda de personas, pues en México ahora sólo se cuenta con 24 antropólogos forenses que ayudan a la búsqueda de 26 mil desaparecidos.

Confió en que la Unidad de Personas Desaparecidas arrojará resultados en las próximas semanas, "esa petición de tantas víctimas que gritan vivos se los llevaron vivos los queremos de vuelta, no es una frase sino un alarido de dolor de las víctimas que debe ser escuchado por las autoridades y ponerse a trabajar cuanto antes".