Estados Unidos respaldó hoy la decisión de la Unión Europea (UE) de levantar el embargo de armas a los rebeldes sirios.

"Al final es la decisión de la UE, pero apoyamos la flexibilización del embargo de armas de la UE como una parte de los esfuerzos internacionales de demostrar el respaldo total a la oposición siria", dijo el vocero del Departamento de Estado, Patrick Ventrell.

En consecuencia, añadió, "apoyamos" la decisión, adoptada la víspera por los cancilleres de la UE, que acordaron no renovar el embargo cuando venza su vigencia el próximo sábado.

Ventrell señaló que Estados Unidos está proporcionando asistencia no letal, mientras que otros países aportan diferentes clases de asistencia, pero lo está haciendo de una manera coordinada.

Indicó a su vez que Estados Unidos "discrepa y condena" el "continuo suministro de armas rusas al régimen" sirio de Bashar al-Assad, que incluye misiles antiaéreos S-300, entre otras, lo cual calificó como "un error".

El vocero manifestó sin embargo que coincide con Rusia en la necesidad de una solución negociada al conflicto.

Con relación al viaje reciente del senador republicano, John McCain, a Siria, manifestó que como miembro del Congreso tiene su propia posición con respecto a la situación de ese país.

También consideró como "preocupante" la creciente actividad del grupo chiíta libanés Hezbolá en Siria, aliado del régimen sirio, al indicar que está desestabilizando ese país así como también Líbano.

La oposición siria recibió con beneplácito la decisión de la UE de levantar el embargo de armas a los rebeldes, pero lamentó que llega "demasiado tarde", mientras que Rusia afirmó que no favorece la solución política y perjudica las perspectivas de una salida pacífica.