Decenas de activistas y guatemaltecos, encabezados por Amnistía Internacional (AI), se manifestaron en el exterior de la embajada de Guatemala en México para exigir justicia en el caso del ex dictador Efraín Ríos Montt, luego de que la Corte de esa nación anuló la sentencia.

"Venimos a mostrar nuestra preocupación de que los crímenes queden impunes y para exigir que el proceso a Ríos Montt se reponga, se vuelva a juzgar y se pueda proporcionar justicia a las víctimas que llevan más de 30 años esperando este momento", anotó el representante de AI en México, Daniel Zapico.

Aseguró que fue un golpe terrible para las familias que tuvieron que ir a contar cómo las víctimas habían sufrido violencia sexual, cómo les habían quemado sus casas; "tuvieron que revivir todos esos hechos frente al tribunal, pero de momento no ha servido para nada; por eso es que estamos aquí y lo seguiremos haciendo en solidaridad con ellas".

En entrevista con Notimex, Zapico indicó que no entienden los motivos de la Corte para haber anulado la sentencia; "creemos que fue un paso importante adelante la sentencia condenatoria, por lo que esto no se puede quedar así, se debe reestablecer el juicio y las responsabilidades", insistió.

Refirió que Ríos Montt fue un dictador de Guatemala en los años 1982-1983, y durante su gobierno se cometieron algunas de las peores matanzas y atrocidades que tuvieron lugar en la Guerra Civil en ese país, matanzas especialmente centradas en comunidades indígenas.

El activista de origen español recordó que durante más de 30 años las familias de las víctimas que sufrieron esta violencia han estado luchando por la justicia; finalmente Ríos Montt había sido condenado por delitos de lesa humanidad y genocidio por 80 años.

Sin embargo esta sentencia que es pionera ante otros casos similares que permanecen en la impunidad, fue anulada suponiendo un "duro masazo para las víctimas, para sus familias y la esperanza de justicia del pueblo guatemalteco y también de toda la región", expuso.

Zapico y algunos guatemaltecos fueron recibidos por el ministro consejero de la embajada de Guatemala en México, Jorge Figueroa, a quien le entregaron una carta con la preocupación de AI y otros organismos y personas, y el diplomático se comprometió a hacerla llegar a las autoridades correspondientes.

"Esperemos que la presión llegue a través de otros muchos países, que sepan que no nos vamos a quedar quietos, esto no es un solo tema judicial, es del Ejecutivo, porque el Ejército de Guatemala se ha negado sistemáticamente a colaborar con las investigaciones", agregó.

Aseguró que la milicia guatemalteca tiene información al respecto y se niega a proporcionarla a los tribunales, "por tanto es responsabilidad del gobierno de Guatemala", sentenció.