Sugieren invertir en desarrollo de talento para elevar productividad

Resulta impostergable invertir en el desarrollo del talento, habilidades y competencias de las personas para alcanzar las metas y objetivos de productividad que demanda México, consideró Pedro Borda Hartmann.

El director de la Asociación Mexicana de Empresas de Recursos Humanos (Amedirh) agregó que al ponerse en marcha el Comité Nacional para la Productividad, las áreas de recursos humanos jugarán un papel decisivo en esta estrategia y en la política laboral del país.

"Si queremos contar con capital humano de primer nivel, también tenemos que hacer lo necesario para el tamaño de las exigencias que nuestro propio crecimiento impone. El Decreto por el que se establece el Comité Nacional de Productividad tiene como propósito encaminarnos en esta dirección", expresó en entrevista.

Destacó que valdría la pena que la Secretaría de Educación Pública (SEP) se involucre profundamente en esta estrategia, pues se destina el menor gasto en educación por estudiante dentro de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

"Apenas son dos mil 875 dólares. De esa cantidad, alrededor del 91.7 por ciento se canaliza a salarios. Sólo cinco de cada 10 jóvenes de edades entre los 15 y los 19 años de edad está inscrito en algún nivel educativo de estudios", puntualizó.

Borda Hartmann agregó que únicamente 12 por ciento de los mexicanos de entre 20 y 29 años participa en la educación; es decir, alrededor de la mitad de la proporción estudiantes inscritos y cerca del 25 por ciento de las personas entre 15 y 29 años no estudia ni tiene un empleo.

"Estos indicadores son una alerta permanente para la sociedad mexicana. Las autoridades educativas son responsables de velar por hallar las soluciones a esta problemáticas", aseveró.

El titular de Amedirh resaltó que la gran interrogante que surge en el ámbito laboral radica en "qué clase de recursos humanos estamos cultivando para que trabajen en el país y eleven la productividad de las empresas".

Respecto al Comité Nacional de Productividad, el directivo indicó que se tiene una tarea de gran envergadura para ajustar o enderezar el rumbo de la productividad nacional. "Pero no podemos hacerlo si no tenemos el rango de competencias que se requiere", anotó.

Consideró que no se trata de llegar al otro lado del puente en un solo paso, sino "de un proceso paulatino, progresivo y diseñado estratégicamente que, como ya lo señaló la autoridad al frente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, también se requiere generar los modelos de certificación que validen la competitividad".

Democratizar la productividad a favor de México implica desde ahora un reto donde los responsables de recursos humanos estaremos invertidos de tiempo completo para alcanzar los objetivos de negocio, los sociales y aquellos que estén a favor del desarrollo del país, expuso.