La comercializadora Walmart se declaró culpable hoy en California de violar disposiciones ambientales en Estados Unidos, y pagará más de 110 millones de dólares en multas y compensaciones, informó la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

La mayor cadena al menudeo, con más de cuatro mil tiendas en el país, aceptó en San Francisco seis cargos federales por violaciones a la Ley de Agua Limpia y a otras medidas federales para el manejo de insecticidas, fungicidas y raticidas.

El total que pagará Walmart para evitar un juicio es de 86 millones de dólares por violaciones en California, y otros 24 millones por actos similares en Misouri.

De acuerdo con documentos presentados en una corte en San Francisco, hasta enero de 2006, Walmart carecía de un programa de entrenamiento a empleados para manejar apropiadamente desechos y pesticidas que devolvían clientes a las tiendas.

"Walmart puso en riesgo la salud pública" al manejar inapropiadamente desechos tóxicos y pesticidas, declaró categórica la subprocuradora federal para asuntos ambientales, Ignacia Moreno.

El jefe del FBI en San Francisco, David Johnson, declaró que su oficina se asegurará que no sólo Walmart, sino cualquier compañía y de cualquier tamaño, cumpla con normas ambientales.

Los cargos contra Walmart se basaron en una investigación conjunta del FBI y de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA).