Fiscales federales de Estados Unidos acusaron hoy a la empresa financiera Liberty Reserve de lavar más de seis mil millones de dólares, producto de actividades criminales, mediante la creación de una divisa virtual.

En la acusación, la fiscalía aseguró que Liberty Reserve servía para que cibercriminales, defraudadores, productores de pornografía infantil, ladrones de identidad y otros delincuentes buscaran esconder, lavar y usar dinero mal habido.

La empresa logró operar en gran escala debido a que creó una divisa digital propia, diseñada para lavar recursos sin dejar huella de las transacciones en el sistema financiero internacional, según las acusaciones.

Liberty Reserve contaba con más de un millón de usuarios, 200 mil de los cuales se ubicaban en Estados Unidos, dijo el procurador general asistente en funciones, Mythili Raman, en una conferencia de prensa.

Las acusaciones fueron presentadas en contra de siete personas que supuestamente ayudaron a montar el sistema de la divisa digital en Liberty Reserve, una empresa radicada en Costa Rica.

El caso sigue a dos investigaciones que involucran el lavado de dinero empleando divisas virtuales, lo que apunta a una creciente preocupación de las autoridades de Estados Unidos por la popularización de esta forma de transacciones.