El sector patronal destacó que su propuesta de un solo código penal y de procedimientos para todo el país, así como policías estatales con mando único, son un paso previo para la conformación de un Sistema Nacional de Policía.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, refirió que sus iniciativas forman parte del Pacto por México, por lo que espera que se tomen las medidas administrativas para su implementación.

En el mensaje "Señal Coparmex", el dirigente resaltó la sugerencia del organismo en el sentido de integrar Consejos Ciudadanos en los estados para que auditen y participen en el diseño de los programas de seguridad pública y prevención de la violencia.

Expuso que desde el ámbito de su competencia, como empresarios trabajan por construir la paz y el bienestar en todo el país, porque no pueden darse el lujo de perder la libertad; al contrario, "la defendemos cada día que abrimos nuestras empresas".

Los miembros de la Coparmex, dijo, exigen acabar con la impunidad, por lo que estarán atentos a los resultados de la estrategia de seguridad pública en Michoacán que comprende un Mando Único de las fuerzas de seguridad, una mayor coordinación entre las autoridades y una eficaz labor de inteligencia.

Así, el sector patronal del país expresó su respaldo a la intervención de las fuerzas federales en su lucha por garantizar la seguridad de la población y anunció que estarán atentos de la estrategia de seguridad implementada en dicha entidad.

"La prevención es parte fundamental en la estrategia de seguridad, pero no es suficiente, por lo que el sector empresarial respalda a los miembros del Ejército, la Marina, y policías federales de seguridad en su combate por garantizar la seguridad de las familias mexicanas".

Para ello, expuso, esperan la coordinación de esfuerzos para recuperar la seguridad pública en Michoacán, "sabemos que es posible lograrlo".

Recordó que en Tijuana y en Ciudad Juárez hoy recuperan su dinamismo económico, luego de que la ciudadanía, los empresarios y el gobierno decidieron ponerle un alto a la violencia.

En este sentido, añadió que hace seis meses en Veracruz, apenas llegaron los marinos, las tiendas cerraban a las siete y hoy cierran a las 10, por lo que la intervención de los cuerpos policiacos repercute de inmediato en el comercio.

"Hemos dado un primer paso en el sentido correcto, pero nos falta un largo camino para que todas las empresas, incluidas las micro, pequeñas y medianas, cuenten con condiciones de seguridad que les permitan desplegar su talento y capacidad", puntualizó Castañón.