México y Estados Unidos requieren revisar sus prioridades conjuntas y estrategias en asuntos energéticos, fronterizos y de telecomunicaciones, entre otros, afirmó hoy el embajador mexicano en Washington, Eduardo Medina Mora.

Medina Mora, orador central en una reunión de la Junta del Centro Woodrow Wilson de Washington, señaló que los dos países deben desarrollar un mapa de la demanda de energía proyectada en Norteamérica y compararla con los recursos existentes.

"La confiable disponibilidad de energía a precios de mercado no sólo es un componente esencial de la competitividad de la región (...) sino que podría convertirse en una ventaja competitiva clara", dijo ante funcionarios, académicos y empresarios de ambos países.

Medina Mora colocó a la frontera como otro de los temas que ameritan una revisión toda vez que, con base a las conclusiones de un reciente estudio del Centro Woodrow Wilson, es el principal obstáculo al comercio bilateral.

"Es menos que óptima. Las filas son largas y el papeleo completo, pero algo simple como fijar una guardia nocturna para el flujo de bienes en la frontera podría reducir la presión y los costos", ejemplificó.

En educación, Median Mora lamentó que los dos países subestimen el reto que significa que sólo 14 mil mexicanos estudien en los Estados Unidos en 2012, de un total de 764 mil 495 extranjeros. Al mismo tiempo que el número de estudiantes estadunidenses en México cayó 40 por ciento.

"Se necesita hacer más eficientes las iniciativas para certificar ciertas profesiones en ambos países. En la actualidad, algunas universidades están haciendo el esfuerzo de estandarizar sus programas. Pero se requiere una iniciativa más amplia", apuntó.

Medina Mora apeló a los expertos de la relación bilateral, así como a la iniciativa privada de México y Estados Unidos a proponer ideas para proyectos concretos que permitan desarrollar las relaciones de los dos países a una nueva era de cooperación bilateral.