La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó la detención de los ex funcionarios públicos, Gregorio Martín del Campo Aguirre y Fernando Guiza Suárez, acusados de cometer un fraude por seis millones de pesos en contra de la Secretaría de Salud estatal.

Martín del Campo Aguirre era director general de los Hospitales Generales de León y Celaya, y Fernando Guiza, jefe de Finanzas de los mismos nosocomios.

La dependencia mencionó que estas detenciones se derivan del trabajo coordinado de la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas y la Procuraduría General de Justicia.

De acuerdo con los trabajos de investigación, los ahora detenidos participaron en el delito de fraude, por un monto de seis millones 884 mil 289.45 pesos cometido en agravio del ISAPEG (Instituto de Salud Pública del Estado de Guanajuato).

Gregorio Martín del Campo Aguirre fue detenido en León y Fernando Guiza en Celaya.

La acusación establece que ambos llevaron a cabo múltiples compras simuladas, de medicamentos y material de curación, los cuales nunca ingresaron en los almacenes de ISAPEG.

Martín del Campo Aguirre, de profesión médico, de 2006 al 2011 fue director del Hospital de Celaya; de febrero de 2011 a septiembre de 2012 se ocupó el mismo cargo en la ciudad de León. Actualmente laboraba como médico en el área de epidemiología en el hospital de León.

Guiza Suárez es contador público. Desde agosto de 2006 se desempeñó como coordinador de presupuesto en el área de recursos financieros en el Hospital de Celaya. En marzo de 2011 llegó a la ciudad de León a asumir la Subdirección Administrativa en el Hospital General.

De acuerdo con el expediente 79/2013, radicado en el Juzgado Séptimo Penal, los detenidos aprovecharon su posición como directivos de los Hospitales, desde donde confeccionaron documental de los procesos de adquisición para darles aparente legalidad y engañar al ISAPEG, quien pagó el monto señalado de las supuestas compras.

La fiscalía estatal informó que ambos servidores públicos realizaron dichas conductas cuando dirigían el hospital en la ciudad de Celaya y al ser transferidos al Hospital de León repitieron la conducta delictiva en contra del patrimonio del estado.