La Segunda Comisión de la Permanente aprobó un punto de acuerdo para solicitar al Ejecutivo federal que reconozca al Estado Palestino como una nación independiente, libre y soberana, y elevar a rango de embajadas a las representaciones diplomáticas de ambos países.

En el punto de acuerdo que deberá discutirse en el pleno de la Comisión Permanente también se pide que el Congreso de la Unión exprese su solidaridad con la creación de dicho Estado y se pronuncie por la coexistencia pacífica de Israel y Palestina con fronteras seguras reconocidas en las resoluciones de las Naciones Unidas.

De igual forma, los legisladores pedirán al Ejecutivo federal que instruya al representante de México en la ONU a respaldar y promover el reconocimiento internacional del Estado Palestino, así como su admisión como miembro de pleno derecho en esa organización.

El dictamen avalado menciona que el 29 de noviembre de 2012 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la resolución 67/19, en la que se reafirmó el derecho del pueblo palestino a la libre determinación y a la independencia en el territorio ocupado por Israel desde 1967.

También se concedió a Palestina la condición de Estado observador no miembro de la ONU y confió en que el Consejo de Seguridad considere favorable la solicitud presentada el 23 de septiembre de 2011 por Palestina, para su admisión como miembro de pleno derecho.

Senadores y diputados destacaron que México votó a favor de esa resolución, pues "es un país amante de la paz y guía su política exterior conforme a los principios de autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de las controversias y la igualdad jurídica de los Estados".

Por ello, consideraron que es momento de que este país reconozca formalmente al Estado Palestino como una nación independiente y soberana, así como que establezca relaciones diplomáticas plenas con esa nación.

Lo anterior, destacaron, es un acto elemental de congruencia con los principios mexicanos de política exterior.