El presidente estadunidense Barack Obama recorrió hoy la costa del estado de Nueva Jersey devastada en octubre pasado por la tormenta Sandy, a fin de atestiguar de primera mano los trabajos de reconstrucción en esa zona.

La visita fue la segunda en ocho meses efectuada por el mandatario a ese estado, a favor del cual el Congreso aprobó una partida de mil 800 millones de dólares para apoyar los trabajos de reconstrucción.

En la comunidad de Asbury Park, el mandatario destacó el avance de los trabajos de reconstrucción, aunque reconoció que la zona aún está lejos de registrar una recuperación total.

"Sé que aún hay mucho trabajo por hacer, casas que reconstruir, negocios que reabrir; hay lugares históricos y playas que no han sido restaurados", dijo el mandatario en una parada del recorrido que realizó acompañado por el gobernador Chris Christie.

Sin embargo, aseguró que esa zona costera, considerada una de las más populares para el turismo, "está de vuelta y abierta a los negocios".

La tormenta, que afectó varios estados de la coste noreste de Estados Unidos, provocó daños estimados en unos 38 mil millones de dólares en Nueva Jersey, donde unas 360 mil casas fueron destruidas de manera total o parcial.

El mandatario explicó que su presencia en ese estado tuvo como propósito no sólo atestiguar los avances en los trabajos de reconstrucción, sino cumplir con una promesa ofrecida durante su visita de octubre pasado.

"Siete meses atrás les prometí a ustedes y al país que tendrían nuestro apoyo. Les prometí que no vamos a descansar hasta que el trabajo esté hecho y lo vamos a hacer", manifestó Obama.