La Iglesia católica colombiana pidió hoy al gobierno del presidente Juan Manuel Santos y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), acelerar las negociaciones de paz, luego de lograr un primer acuerdo en el tema agrario.

El cardenal colombiano Rubén Salazar dijo este martes que luego del consenso alcanzado en el punto más sensible de la agenda, "podemos tener un ritmo mucho más rápido en las negociaciones, para tener cuanto antes una paz sólida".

El gobierno y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciarán el 11 de junio próximo, en La Habana, la discusión del segundo tema de la agenda, relacionado con la participación política de los guerrilleros desmovilizados.

Analistas prevén que los debates sobre este punto tomarán menos tiempo que el primero, el relativo al tema agrario, lo que le daría una nueva dinámica a la mesa para evacuar los que queden pendientes antes de finalizar el año, como lo pretende el Ejecutivo.

La agenda, que se discute con Cuba y Noruega como garantes y Venezuela y Chile como acompañantes, incluye también salidas al problema del narcotráfico, fin del conflicto armado y reparación a víctimas de la guerra en Colombia.

Salazar consideró que con el acuerdo logrado en el tema agrario, el domingo pasado entre el gobierno de Santos y las FARC, se está dando "un mensaje claro de que sí es posible llegar a la finalización del conflicto interno".

La confrontación armada interna en Colombia, que ha tenido como protagonistas a rebeldes, paramilitares de ultraderecha y agentes estatales, ha dejado en cinco décadas cientos de miles de muertos y desplazados, la mayoría en el área rural.