La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) informó que de 2009 a la fecha recibió 255 quejas relacionadas con la "falta o negativa de atención a mujeres, atención tardía y por no contar con atención médica, por lo cual fallecen".

En un comunicado, refirió que aún se mantienen los retos para que se garantice el derecho a la salud de las mujeres en el país.

En el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer y de la Campaña Internacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro, la CDHDF precisó que desde 2004 ha emitido siete recomendaciones relacionadas con la vulneración de estos derechos.

Sobre el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, explicó que la falta de armonización legal impide que en todos los estados las mujeres puedan ejercer su derecho a interrumpir el embarazo de manera segura.

Derecho que, expuso, es parte de los correspondientes a la vida, salud, integridad física y psicológica, la vida privada, la no discriminación y la autonomía reproductiva, que se encuentran reconocidos en la Constitución y tratados internacionales.

Señaló que de acuerdo al Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), la vulneración a los derechos reproductivos de las mujeres se refleja en la práctica de 38 por ciento de cesáreas, aun cuando 15 por ciento es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esto, refirió, coloca a México como el cuarto lugar en cesáreas sin indicación, según señala la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública.

"Por ello el Grupo de Información en Reproducción Elegida, Parto Libre y la CDHDF, en un trabajo conjunto impulsaron la semana pasada la Cartilla de parto humanizado, que busca concebirlo como un evento natural, seguro y sin sufrimiento, garantizando el tiempo, paciencia, intimidad, libertad de movimiento y un acompañamiento cálido para la mujer que está por parir".

Explicó que la misma señala los derechos de las mujeres durante el parto, los elementos indispensables por parte de los servicios de salud para garantizar los derechos humanos.

"Para la CDHDF, el parto humanizado debe formar parte de una agenda integral sobre derechos reproductivos de las mujeres, pues es indispensable expandir el concepto de maternidad segura más allá de la prevención de la mortalidad y morbidad, abarcando el derecho de las mujeres sobre su propio cuerpo para decidir sobre su proceso de parte",

Por ello, agregó, seguirá impulsando acciones que garanticen los derechos de las mujeres para elegir sobre su propio cuerpo y los de una vida libre de violencia.