El sector hotelero de Michoacán se declaró en alerta, ante los bajos niveles de ocupación que registran los establecimientos de hospedaje debido a los conflictos sociales y la inseguridad.

El presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles, Armando de la Cruz Uribe Valle, indicó que ante esta situación, el cierre de establecimientos es inevitable si no hay un rescate para el sector.

En rueda de prensa, el líder hotelero solicitó un fondo de emergencia para evitar el cierre de empresas turísticas y despidos masivos.

Al respecto, el presidente estatal de la asociación de hoteleros, Roberto Molina, dio a conocer que durante los últimos siete años los niveles de ocupación bajaron del 51.3 al 39.72, lo que significa una disminución de más del 11 por ciento.

Refirió que además de la inseguridad, lo que ha dañado al sector hotelero son las movilizaciones sociales, sobre todo las últimas a cargo de estudiantes normalistas.

"La situación que tenemos en Michoacán ha sido crítica, con la percepción de inseguridad, pero lo que más está perjudicando son las manifestaciones de tipo social, el cierre de calles y de carreteras", manifestó.

Roberto Molina desatacó que la industria hotelera genera un promedio de 160 mil empleos, sin embargo, destacó que debido a la crisis que enfrentan, se han perdido 23 mil plazas.

Destacó que las zonas más afectadas son las de Pátzcuaro, Uruapan, la costa michoacana y la capital del estado.