Imprimió Gunther Gerzso su pasión por el arte en sus creaciones

El artista plástico Gunther Gerzso, quien falleció el 21 de abril de 2000, decía que la gente pensaba que era un pintor abstracto, "en realidad yo pienso que mis pinturas son muy realistas. Son realistas porque expresan con exactitud todo lo que yo soy, y al hacerlo son hasta cierto punto sobre todos los demás".

El artista plástico mexicano, de ascendencia húngaro-alemana, nació el 17 de junio de 1915 en la Ciudad de México y a lo largo de su trayectoria se desempeñó en los campos de la pintura, teatro, cine y literatura.

Sus cuadros se caracterizaron por ser paisajes abiertos tratados como objetos geométricos; su destacada labor artística lo llevó a obtener el Premio Nacional de Bellas Artes en 1978.

A temprana edad quedó huérfano de padre y se trasladó con su madre a Suiza, donde residió con un tío en una casa llena de obras de arte y donde conoció, entre otros artistas, a Paul Klee. En esta etapa también convivió con el escenógrafo italiano Nando Temberlani, quien lo introdujo en el teatro y la decoración, según reseñan sus biógrafos.

Regresó a México en 1931, tres años más tarde conoció al actor, productor y director de teatro Fernando Wagner, para quien diseñó sus primeras escenografías para montajes de obras de Lope de Vega y Shakespeare.

Hacia 1935 se trasladó a Cleveland, Estados Unidos, a estudiar escenografía en el teatro Playhouse. Más tarde, en 1936, recibió el nombramiento de director de dicho recinto, cargo que desempeñó durante cuatro años, señala la biografía publicada en el sitio de internet www.epdlp.com.

En 1940 creó su primer cuadro al óleo, en el que imprimió su influencia de Carlos Orozco Romero; un año más tarde regresó a Estados Unidos y continuó su formación en California.

A partir de ese momento y durante los siguientes 20 años realizó numerosas escenografías por encargo de prestigiosos directores de teatro y cine, entre los que destacan Luis Buñuel y John Ford.

Respecto a la pintura, estuvo fuertemente influenciado por los surrealistas europeos que residían en México, entre ellos Remedios Varo, Leonora Carrington, Wolfgan Paalen y Alice Rahon, aunque terminó abandonando esa corriente y tomó como inspiración al francés Yves Tanguy, quien pintaba paisajes metafísicos y al que siguió.

De un viaje que realizó a Italia extrajo el estilo pictórico abstracto y a mediados de los años 50 del siglo pasado ya contaba con un estilo propio que lo distinguió como pintor. Su primera exposición se efectuó en la Galería de Arte Mexicano y estuvo organizada por Inés Amor.

En 1962 decidió dejar de lado su trabajo en el ámbito cinematográfico y se abocó a la pintura por completo, dejándose influenciar por el arte precolombino, según datos de páginas electrónicas como redescolar.ilce.edu.mx.

Además del Premio Nacional de Bellas Artes, su trabajo le otorgó el Premio Nacional Juan Pablos por una serie de 14 serigrafías titulada "Del árbol florido", inspirada en poemas prehispánicos, la Beca de la Fundación Guggenheim en 1973 y dos Arieles honorarios, otorgados por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas en 1994 y 2000.

Gerzso es autor de la estatua en plata que otorga como condecoración la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de México.

El artista fue parte importante del movimiento artístico denominado "La ruptura", cuyos integrantes reaccionaron ante los gastados valores de la Escuela Mexicana de Pintura, que aglutinaba a los grandes muralistas: David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y José Clemente Orozco.

Ellos manejaban una temática nacionalista, revolucionaria y de izquierda, lo cual había sido la corriente hegemónica del arte en México hasta la década de los años 50 del siglo XX, por lo que la nueva corriente buscó incorporar volares más cosmopolitas y abstractos. Gunther Gerzso falleció el 21 de abril de 2000.