El vicepresidente y director general del Grupo BBVA Bancomer, Vicente Rodero Rodero, calificó como positiva y en la dirección adecuada la iniciativa de reforma financiera presentada por Ejecutivo el pasado 8 de mayo, pero consideró la necesidad de hacer algunas observaciones al respecto.

En el marco de la Reunión Anual de Consejeros BBVA Bancomer, señaló que la propuesta -actualmente en discusión en la Cámara de Diputados- es positiva de manera general.

Sin embargo, opinó en entrevista luego de su participación en el evento, "hay algunos aspectos sobre los que valdría la pena hacer observaciones".

Dijo que los puntos a discutir son muy particulares y que fundamentalmente se refieren al pago de dividendos en algunas circunstancias y otros relacionados con el papel de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), sin precisar más al respecto.

"Son temas que calificaría de menores" y que la administración de BBVA Bancomer analizará más en profundidad y comentaría en su momento a la Asociación de Bancos de México (ABM) como representante del gremio, argumentó.

Rodero Rodero recordó que uno de los objetivos de la reforma financiera es incrementar el crédito en el país, con la base de que el sistema financiero mexicano sea siempre sólido y fuerte.

Y es que, destacó, un país que no tiene un sistema financiero fuerte tiene un futuro incierto en cualquier crisis económica.

El hecho es que hoy México es un país distinto, que está de moda entre los inversionistas nacionales e internacionales, toda vez que es un país diferente, argumentó.

Destacó que la inflación se ha reducido de forma significativa en los últimos años, al igual que la tasa de desempleo, mientras que se ha mantenido la disciplina fiscal y se buscar alcanzar el equilibro de las finanzas públicas.

El directivo de BBVA Bancomer aseveró que el sistema financiero es hoy una fortaleza para México y lo es por tres razones fundamentales.

En primer lugar, detalló, porque opera bajo un marco regulatorio, bien definido, con instituciones sólidas y confiables encargadas de supervisar su correcto funcionamiento; en segundo lugar, porque presenta hoy elevados niveles de solvencia, bajos niveles de cartera vencida, alta cobertura y holgada liquidez.

Y es que los niveles de capital del sistema financiero mexicano superan el 16 por ciento, muy por encima de los requisitos regulatorios, y la cartera vencida del sistema es de 2.6 por ciento, un nivel apreciablemente bajo.

Y en tercer lugar, continuó, el sistema financiero es fuerte porque además es muy rentable. Adicionalmente, el sistema financiero mexicano ha probado en la reciente crisis financiera internacional ser más resistente que el de mayoría de los otros países occidentales.

En su opinión, hoy, por otro lado, el sistema mexicano está más competido que nunca, y prueba de ello es el elevado número de nuevos participantes en al sector.

Lo anterior se ha traducido en una mayor diversificación de la oferta de crédito y de productos financieros, y al mismo tiempo disminuyen las comisiones y se estrechan los márgenes de negocio, añadió el directivo.