Las organizaciones de mujeres en Nicaragua se declararon hoy en rebeldía en contra de una inminente enmienda a una ley que endureció los castigos a los agresores ante la imparable violencia que ha cobrado la vida de 32 jóvenes este año.

Frente a las altas tasas de embarazos adolescentes y "obligatorios" nacimientos, la Red de Mujeres contra la Violencia seguirá en las calles en protesta para derogar la prohibición del aborto terapéutico y una inminente reforma a la ley en contra de la violencia.

Plantones, tomas de carreteras y marchas a la Corte Suprema de Justicia efectuarán las organizaciones no gubernamentales en rebeldía en contra de la voluntad de modificar la legislación de reciente aprobación.

"No vamos a negociar" y "vamos a exigir" una sentencia a los recursos por inconstitucionalidad en contra de la penalización del aborto terapéutico, afirmo Sorayda Torres, del Colectivo de Mujeres de Matagalpa.

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, afirmó la víspera que era un hecho la mediación en los casos de violencia intrafamiliar. Las presiones de la Iglesia católica y evangélica han encontrado eco. "Tenemos seis años esperando justicia", afirmó.

La polémica la ley 779 que se modificaría para introducir el proceso de mediación en los casos de violencia solo conduciría a "más muertes de mujeres", que se sumarían a los 32 feminicidios ocurridos en este año, agregó.

La violencia se ensaña cada vez a más tempranas edades y las víctimas promediaban entre 12 a 20 años, de acuerdo a los registros de las organizaciones.

El hogar sigue siendo el sitio "de más riesgo" para las mujeres y niños, dijo este martes la enlace nacional de la Red de Salud Latinoamericana y el Caribe, Sorayda Torres.

La red, integrada por un centenar de organismos no gubernamentales, efectuará "acciones concretas" para defender la aplicación integral de la ley 779.

"No negociaremos con la vida de las mujeres y la mediación es la antesala de la muerte", advirtió.

Los reportes de los cuatro más recientes asesinatos -jóvenes muertas a golpes, asfixia y con armas cortopunzantes y sus cuerpos lanzados a predios montosos- denota que "el sistema de justicia no está dando respuesta", dijo la dirigente de la Red, Elia Palacios.

"El Estado está sordo" ante el clamor por la efectiva aplicación de la ley para detener la imparable ola de violencia, precisó.

Las organizaciones reclaman la despenalización del aborto para casos que ponga en peligro la vida de la mujer.

Nicaragua tipificó como delito el aborto en 2006, según las organizaciones, por influencia de la Iglesia católica y en el marco de la campaña electoral que dio la victoria al presidente Daniel Ortega, que cumple su segundo mandato consecutivo (2012-2017).