Analizarán muestras de víctimas para probar uso de químicos en Siria

Autoridades francesas analizarán muestras tomadas a víctimas de envenenamiento -presuntamente por gases tóxicos- en Siria, con el fin de probar el uso de armas químicas durante los enfrenamientos en ese país, informó hoy el diario Le Monde.

Las muestras, recopiladas por médicos sirios, fueron traídas a París por dos periodistas del periódico que investigan el posible empleo de armamento químico contra la población civil en ese conflicto, y entregadas a las autoridades para su estudio.

Los análisis serán conducidos por el único centro científico certificado en Francia para realizarlos, el cual depende del Ministerio de Defensa, indicó el rotativo de mayor circulación en el país.

Según Le Monde, las autoridades se comprometieron a remitirle los resultados completos del estudio en pocos días.

Al igual que Reino Unido y Estados Unidos, Francia ya ha realizado pruebas de otras muestras que "han dado pistas" pero ninguna evidencia clara del uso de gas tóxico en Siria, sin embargo este nuevo análisis llegó tras un amplio reportaje de ese diario.

Dos enviados especiales de Le Monde que permanecieron varias semanas en Siria, afirmaron haber hallado evidencias del uso de gas venenoso a las afueras de Damasco, la capital siria.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, afirmó al respecto que ahora existen "presunciones cada vez más fuertes, más apoyadas, del uso localizado de armas químicas".

Hace unos días, un alto funcionario de Estados Unidos indicó que las armas químicas se han utilizado "pequeñas cantidades".

El régimen del presidente sirio Bashar al-Assad y los rebeldes se acusan mutuamente de estar detrás de los ataques químicos, mientras que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha solicitado, sin éxito, autorización a Damasco para investigar.

Para que una sustancia entre en la categoría de las armas químicas, hace falta que sea claramente identificada como algunos de los agentes prohibidos por la Convención sobre la Prohibición de las armas químicas (1993).

Los síntomas observados en las víctimas del presunto empleo de gases tóxicos son parecidos a los efectos producidos por agentes neurotóxicos presentes en el arsenal químico sirio.

El diario Le Figaro indicó por su parte que el asunto fue abordado anoche en París por Fabius y sus homólogos John Kerry, de Estados Unidos, y Sergei Lavrov, de Rusia, quienes coincidieron en que probar el uso de armas químicas, "modificará la situación en la crisis siria".

Un responsable francés, citado por el periódico, afirmó que "si hay suficientes elementos para probar que armas químicas ha sido utilizadas, habrá que tomar decisiones con nuestros socios y examinar las consecuencias".