El ex dictador argentino Jorge Rafael Videla fue sepultado en secreto el jueves en un panteón de Buenos Aires, porque la familia quiso evitar cualquier acto de repudio en su contra, informó hoy la agencia Infojus.

La agencia estatal de noticias precisó que el cuerpo de Videla fue inhumado el jueves pasado en el cementerio privado Memorial de Pilar, ubicado en la provincia de Buenos Aires.

Videla murió el 17 de mayo pasado, a los 87 años, en una cárcel de la provincia de Buenos Aires donde cumplía una pena a cadena perpetua por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar (1976-1983).

Reportes oficiales indicaron que un guardia encontró su cadáver sentado en el inodoro y luego la autopsia determinó que su muerte se debió a múltiples fracturas y una hemorragia interna provocada por una caída mientras se bañaba, a lo que se sumó un problema cardíaco.

La justicia investiga si el Servicio Penitenciario Federal le otorgó la atención médica que necesitaba o si falleció por negligencia, aunque la familia no cuestionó el acta de defunción.

El cuerpo de Videla fue llevado a la morgue el mismo día que murió y permaneció ahí durante seis días mientras la familia se mantenía en el más completo hermetismo sobre su destino.

Una de las versiones más fuertes sugirió que sería enterrado en el cementerio de Mercedes, su ciudad natal, pero ahí comenzaron a realizarse protestas por parte de organismos de derechos humanos que colgaron pancartas con nombres de desaparecidos políticos.