Personalidades de España relacionadas con las finanzas, economía, abogacía, empresa o la arquitectura, entre otros sectores, pidieron hoy una nueva Ley de Partidos Políticos porque consideran que sus regidores funcionan "mal" y la sociedad española está "escandalizada y preocupada" con ellos.

Según el informe presentado, el grupo opinó que el nivel de los políticos españoles "está por debajo de las exigencias y de los problemas que afronta el país".

Entre los firmantes, destacan el historiador Santos Juliá; el escritor Antonio Muñoz Molina; el filósofo Fernando Savater; el politólogo, Manuel Villolia; el escritor Félix de Azúa y el sindicalista, José María Fidalgo, entre otros.

"La corrupción se hizo crónica y en mayor o menor medida salpica a los principales partidos. Hay una grave crisis de confianza y no se puede seguir así", aseguró el informe presentado.

Además, incidió en que "las leyes y los pactos para controlar la corrupción fracasaron".

"Faltan normas que creen contrapesos en la política, que establezcan más competencias entre políticos de un mismo partido y que limiten el poder de las cúpulas dentro de estas organizaciones", acotó.

"Para ello, este grupo cree que entre los muchos cambios que hoy demanda el sistema español, el más urgente es la elaboración de una nueva Ley de Partidos Políticos con el fin de 'regular su actividad y asegurar su democracia interna'", remarcaron.

"La transparencia y el control de su financiamiento, así como acercar la política a sus ciudadanos son condiciones necesarias para abordar con garantías un proceso de reforma institucional que debería incluir diversas innovaciones", abundaron en un escrito.

Entre otras medidas, destacaron: "la reforma de la justicia, la regulación de los lobbies y la separación estricta de los cargos políticos y los puestos administrativos para garantizar la independencia y profesionalidad de la función pública".

"En los partidos se deberían celebrar congresos cada dos años como mínimo y en todo caso a fecha fija, también elegir a los candidatos a cargos representativos por elecciones primarias", fueron otras de las propuestas.

También, señalaron que la composición de los congresos y los órganos de control ha de ser "proporcional" al número de afiliados o de votos del partido en cada provincia o distrito.

"Se tienen también que limitar los mandatos en los órganos de control y a la hora de elegir los miembros ejecutivos y delegados a congresos, se debe hacer por voto secreto de los afiliados", abundó el texto.

Por último pidieron que se "ciña" el mandato a tesoreros y encargados de las cuentas y que se hagan "auditorías anuales" por empresas independientes previas a la presentación de éstas.

"Tiene que haber una constitución de comisiones independientes para verificar los gastos de las campañas electorales e inspecciones para comprobar el cumplimiento de los límites de gasto electoral", finalizó el documento.

Luis Garicano, economista y catedrático español, uno de los firmantes de este manifiesto, sostuvo que "quieren poner los cimientos de una reforma que necesita el país".

"Los países que crecen son aquellos con constituciones y partidos políticos fuertes, transparentes y claros, no los ricos o que tienen más petróleo. Tienen que escuchar este clamor de la sociedad", dijo.

Junto a Garicano, Carles Casajuana, diplomático y escritor, y también promotor de esta idea dijo que "no hay democracia sin partidos políticos, pero estos deben ser demócratas".

"Hay un gravísimo problema de confianza en los partidos en este país, los ciudadanos tienen que volver a tenerla, queremos que mejore el funcionamiento de todos ellos, no queremos enjuiciarlos", añadió.

Finalmente, otro de los impulsores, César Molinas, economista y empresario, se quejó que España es el "único" país donde se autorregula y que "hay que fomentar más y mejor la ordenación del financiamiento y distribución del dinero público".

Este grupo se propone reunir medio millón de firmas en España para solicitar la modificación y renovación de la Ley de Partidos.

Además de los firmantes citados, un centenar de personas se encuentran en la lista de esta propuesta.