Buenas noticias procedentes de Estados Unidos y malas de Francia debilitaron por la tarde en Europa la cotización del euro frente al dólar, que retrocedió de 1.2950 a 1.2855 en el transcurso del martes.

El euro cerró el lunes en 1.2939 y el Banco Central Europeo (BCE) fijó este martes su valor de referencia en 1.2938.

Datos positivos acerca del clima de confianza del consumidor en Estados Unidos afectaron a la divisa única de Europa. Ese índice lo elabora el instituto de investigación Conference Board.

Ese indicador alcanzó su nivel más alto en los último cinco años. Un factor que contribuyó a esa confianza fue la situación en el mercado inmobiliario de Estados Unidos, que está en un proceso de recuperación creciente.

Los precios de las viviendas en Estados Unidos están subiendo después que se desplomaron totalmente durante la crisis de 2008. Según la fuente del estudio, el movimiento al alza de los precios de las viviendas es un desarrollo positivo porque éstos siguen estando muy bajos.

Ese índice subió a 76.2 puntos, el nivel más alto desde febrero de 2008. Los expertos solo habían esperado que se situara en 72 puntos.

La noticia, en cambio, llevó al principal índice bursátil alemán, el DAX, por encima de los ocho mil 500 puntos. Después bajó ligeramente a ocho mil 494.08.

El marcado bursátil alemán ha experimentado en el último tiempo vigorosas subidas, en gran medida por las noticias positivas de la propia economía alemana.

En el transcurso de la jornada también influyó de manera negativa en el euro la información sobre los débiles datos fundamentales de la economía de Francia, donde el clima del consumo se ha oscurecido en forma notoria y se deslizó a su nivel más bajo en casi cinco años.

El BCE fijó este día el valor de referencia del euro en 0.85530 frente a la libra esterlina (lunes: 0.85560), en 1.2533 (lunes: 1.2452) frente al franco suizo y en 131.98 (lunes: 1.30.59) respecto al yen.