Deja Bruselas "El cuerpo como paisaje" del mexicano Jorge Marín

Como una exposición que ha logrado conectar con el público y que llevó un poco de México a Bélgica, definió el artista Jorge Marín su muestra "El cuerpo como paisaje", que mañana concluye su exhibición en el Parlamento Europeo de Bruselas, Bélgica.

El escultor mexicano, quien confesó sentirse honrado de que por primera vez este recinto icónico abriera sus puertas a un mexicano, señaló que esta muestra de arte mexicano ha sido recibida de manera favorable.

De acuerdo con información difundida por el Consejo Nacional para la Cultural y las Artes (Conaculta), para el artista las 21 obras que integran la exhibición presentan un lenguaje universal; "por ser figurativo, porque la iconografía que manejó es bastante afín a todo mundo; entonces hubo mucha conexión del público con mi obra, recibí muchos comentarios al respecto", dijo.

Recordó que los asistentes pudieron apreciar el talento mexicano, pues la muestra se complementó con un "performance", a cargo del bailarín mexicano José Ramón Corral, quien reinterpretó las obras a través del lenguaje corporal, al ritmo de la música de Lila Downs, "fue un "performance", que más mexicano no podía ser".

Marín destacó que "El cuerpo como paisaje" ha representado la oportunidad de continuar presentando su trabajo en otras partes del mundo, pues a raíz de esta exhibición espera reprogramar su itinerario en otras partes del mundo.

Adelantó que además ha recibido invitaciones para dictar conferencias en las ciudades donde se ha presentado la exposición, entre las que se encuentran: Portugal, España, Rumania, Alemania, Rusia, Bélgica, Hungría y Turquía.

"En ellas se da un intercambio cultural sobre todo con jóvenes estudiantes de artes plásticas que tienen mucha inquietud, primero sobre la escultura contemporánea, sobre cómo son las instituciones, cómo se buscan los apoyos, cómo se hace una carrera, cómo se desarrolla a través de los años, pero también sobre cómo son en México las artes plásticas, qué tipo de arte se produce", explicó.

Entre las instituciones educativas que podría visitar, informó, se encuentra la Universidad de Ankara, en Turquía; la Universidad de Liege, en Bélgica, y la Escuela Nacional de Arte, de Budapest.

El escultor, quien confesó estar ansioso de regresar a su taller a trabajar por las mañanas, aseguró estar satisfecho con los resultados de "El cuerpo como paisaje", pues sabe que provocó al público belga:

"Saber o presentir que una persona está teniendo una comunicación o un diálogo propio con mi escultura me emociona muchísimo, porque para mí es un punto fundamental que mi trabajo se comunique con otras personas, eso me da mucha emoción y la certeza de seguir en esto (...).

"Si alguien ve una obra de arte y le causa algo es un fenómeno valiosísimo a nivel humano, y si esa obra es mía son los momentos que vale la pena vivir", concluyó.