La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) rindió homenaje póstumo al embajador emérito José Salvador Gallástegui Contreras, quien falleció el 21 de marzo en la ciudad de México.

Al encabezar la ceremonia en la sede de esa dependencia, el canciller José Antonio Meade Kuribreña transmitió las condolencias oficiales.

El subsecretario de Relaciones Exteriores, Carlos de Icaza, se refirió a su vez a la vida, obra y legado de Gallásteguí, de quien dijo, "fue un hombre que brilló con un talento diplomático singular y un don de gentes inimitable. Fue también protagonista de las mejores épocas de nuestra política exterior".

Refirió que en 1947 ingresó a la SRE como oficial sexto, ejerció diversas funciones en diferentes áreas de la secretaría y se desempeñó como secretario particular del canciller. "Su talento y profesionalismo lo llevaron a ocupar la Oficialía Mayor y la Subsecretaría de Relaciones Exteriores", subrayó.

De Icaza González dijo que como oficial mayor, a Gallástegui Contreras le correspondió supervisar la construcción de la Torre de Tlatelolco, que albergó a Relaciones Exteriores durante muchos años.

Mientras que como subsecretario desempeñó un papel importante en la política exterior de México, donde tuvo oportunidad de interactuar con jefes de Estado, cancilleres y diplomáticos de todas latitudes.

Fue actor central en la preparación y el desarrollo de la gira tricontinental del presidente Luis Echeverría Álvarez, que fue el viaje presidencial más largo en la historia de México.

Dedicado hombre de familia, Gallástegui hizo y dejó también un número importante de amigos y discípulos en todos los círculos sociales del país, pero especialmente en el cancillería mexicana.

El subsecretario mencionó que el "legado diplomático de José Gallástegui: imbuido de patriotismo, caracterizado por la capacidad de buscar soluciones, limar asperezas, forjar amistades en todo el orbe, sin jactancia ni protagonismos. Un hombre leal y generoso que dejó huella en el servicio exterior de México".

En un comunicado, la SRE precisó que durante la ceremonia los asistentes pudieron apreciar un breve audiovisual que relata los primeros años de vida del embajador Gallástegui, su ingreso y carrera en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Asimismo varios testimonios sobre sus cualidades como servidor público y como ser humano. Al término del acto, se formaron guardias de honor y se guardó un minuto de silencio.

En su cuenta en Twitter @CarlosdeIcaza, el subsecretario se refirió al embajador emérito como "diplomático ejemplar y gran amigo, hombre brillante de gran talento y don de gentes, protagonista clave de nuestra política exterior".