El programa público de intercambio de bicicletas en esta ciudad estadunidense, que sufrió una activa oposición antes de ser inaugurado, enfrenta hoy su primer día de actividades plenas.

Inaugurado la víspera -fecha feriada por la conmemoración del Día de los Caídos- el de Nueva York se ha constituido en el mayor programa de intercambio de bicicletas en el país, con acceso a más de seis mil de estos vehículos en más de 300 estaciones.

El programa tiene contempladas membresías anuales y semanales, a partir del 2 de junio próximo, que dan el derecho a usar una bicicleta por no más de 45 minutos por ocasión sin pagar un costo adicional.

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, opinó que el programa dará a los neoyorquinos otra opción de movilidad, en tanto que ofrecerá a los turistas otra manera de recorrer la urbe.

Algunos grupos de vecinos se habían opuesto al programa debido a que consideraban que las estructuras que sujetan las bicicletas son una afrenta contra el paisaje urbano de algunas porciones de la ciudad o que ocupan demasiado espacio público.