La Unión Europea (UE) impondrá a partir de este miércoles aranceles sobre las importaciones de biodiésel procedente de Argentina e Indonesia para proteger a su industria de una competencia que considera desleal.

Las tasas para el combustible argentino serán de entre 6.8 y 10.6 por ciento, mientras que para el indonesio serán de entre cero y 9.6 por ciento, informó este martes la Comisión Europea (CE).

La medida antidumping tiene por ahora carácter temporal y los 27 países miembros de la UE decidirán en noviembre próximo si la convierten en definitiva.

El Ejecutivo europeo acusó a los dos países de aplicar impuestos a las exportaciones de materias primas usadas en la producción del biodiésel, como aceite de soja en Argentina y de palma en Indonesia, que encarecen el precio del producto final en las refinerías de la UE.

Además lanzó una investigación sobre la legalidad de subsidios concedidos a los productores de biodiésel en esos dos países, cuyas conclusiones se darán a conocer en agosto próximo.

"La imposición de medidas (antidumping) restablecería la competencia equitativa en el mercado (y) daría a la industria de la UE la oportunidad de empezar a recuperarse del dumping perjudicial constatado durante la investigación", afirmó Bruselas.

El caso tiene origen en una denuncia presentada en julio de 2012 por el Consejo Europeo de Biodiésel, que representa a más del 60 por ciento de la producción europea de ese combustible.

Tanto Argentina como Indonesia aseguraron que sus medidas cumplen con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).