Agentes de la Guardia Civil española desarticularon en Madrid una red dedicada al contrabando de material de defensa, en el marco de la operación "Piraña" en la que fueron detenidas tres personas, informó hoy el gobierno español.

El Ministerio del Interior indicó que fueron decomisados ocho equipos de visión nocturna de última generación y diversa documentación sobre operaciones de venta de material de defensa.

Expuso que los detenidos se encargaban de introducir ilegalmente en España material de defensa para exportarlo posteriormente a terceros países.

Una vez que el material se encontraba en dichos países se montaba en vehículos de combate por un valor superior al millón de euros (un millón 293 mil dólares).

La operación inició el pasado año a raíz del control exhaustivo que ejerce la Guardia Civil respecto a los materiales de defensa y doble uso, así como de sus actividades en la lucha contra la proliferación de armas de destrucción masiva y sus vectores de lanzamiento (misiles).

Esto, al detectar la venta a empresas del sector de la defensa de equipos de visión nocturna de última generación, los cuales no tenían un origen conocido.

Dado que España no es un país productor de esta tecnología, los agentes pudieron comprobar que los visores habían sido introducidos de forma ilegal.

Siguiendo con la indagación se pudo constatar que el material de defensa se estaba introduciendo mediante compañías no habilitadas para su comercialización (empresas pantallas), consiguiendo burlar la ley española, así como la de los países de origen de los equipos, como Estados Unidos o Canadá.

Una vez adquirido el material, la red lo comercializaba mediante ventas a particulares o a firmas del sector, las cuales desconocían el origen ilícito de los equipos que estaban comprando.

Se constató que las empresas y personas involucradas ya habían estado relacionadas con hechos similares durante 2009, motivo por el que las autoridades españolas y estadunidenses les habían prohibido comercializar con este tipo de material.

Por tal motivo, se procedió en la localidad de Madrid al registro de la compañía que tenía la red, desde la cual se dirigían y coordinaban las actividades ilegales, así como de las demás firmas involucradas en la participación.

El Ministerio del Interior sostuvo que estos equipos para la visión nocturna son usados por unidades militares para la observación en situaciones de baja luminosidad, bien de forma manual o como accesorio de armas de guerra (fusiles de asalto o francotiradores).

En muchas ocasiones están integrados en las ópticas de los vehículos blindados y carros de combate.