El Tribunal General de la Unión Europea anuló hoy las sanciones impuestas por la mancomunidad contra tres familiares del derrocado presidente de Túnez, Zine El Abidine Ben Ali, debido a un fallo en la motivación de la medida.

Las autoridades europeas decidieron en enero de 2011 congelar los bienes de los yernos del expresidente, Mohamed Sakhr El Materi y Slim Chiboub, y de su cuñado Belhassen Trabelsi, a los que acusó de "desvío de fondos públicos tunecinos".

No obstante, al imponer las restricciones, un mes más tarde, el Consejo Europeo afirmó que los tres individuos estaban siendo investigados por las autoridades tunecinas por blanqueo de dinero.

Esa divergencia entre ambas justificativas llevó a la justicia europea a anular las sanciones, como habían solicitado los afectados, aunque sus efectos serán mantenidos hasta la expiración del plazo que tiene la UE para recurrir de la sentencia.

El tribunal con sede en Luxemburgo también señaló que el derecho comunitario no califica como malversación de fondos públicos los actos de lavado de dinero, a diferencia de la legislación tunecina.