La edición 72 de la Feria del Libro de Madrid busca llegar a nuevos lectores, enfocar una parte de sus contenidos a los niños y jóvenes, así como presentar las principales novedades del sector, anunciaron hoy sus organizadores.

En rueda de prensa en la sede del Ayuntamiento de Madrid, la presidenta de la Feria, Pilar Gallego; su director, Teodoro Sacristán; y el responsable municipal de Artes, Deportes y Turismo, Pedro Corral, destacaron que se trata de una cita "imprescindible" para esta capital.

La cita que se realizará del 31 de mayo al 16 de junio en el Parque del Retiro contará con 353 casetas (o stand) y 457 expositores de 20 organismos oficiales, nueve distribuidores, 61 libreros especializados, 59 libreros generales, 195 editores de Madrid y 113 de fuera de la capital.

Bajo el lema "El libro es la respuesta", la feria presente acercar a la sociedad a la que se considera "la librería al aire libre más grande" y se tengan los libros al alcance.

Gallego precisó que la feria llega en buen momento para un sector que en el primer trimestre del año reportó una caída de ventas del 15 por ciento, por lo que hay datos de que otras ferias como la de Málaga o Sevilla permitieron aumentos que alivian ante la crisis.

Además, explicó que la otra fecha buena este año fue la del Día del Libro, el pasado 23 de abril, cuando se dieron elevadas ventas de ejemplares.

Corral destacó que entre los contenidos destacan un homenaje al recién fallecido economista y humanista José Luis Sampedro, conferencias con los filósofos Javier Gomá, Emilio Lledó, además las actividades en el pabellón infantil y juvenil.

Corral apuntó que la feria abre la puerta también a las nuevas tecnologías, para que libreros y distribuidores puedan ofrecer los nuevos formatos, aunque también se hace una "defensa del libro impreso y de la figura del librero".