La policía belga investiga la acusación de una mujer que afirma haber sido mantenida secuestrada por su marido durante los últimos diez años.

La fiscalía de Nivelles, al sur de Bruselas, indicó que la presunta víctima, de 41 años, afirma que sólo podía salir una vez por semana de su habitación en la casa donde vivía con su esposo, de 55 años, y los tres hijos de la pareja, de siete, cinco y dos años.

El hombre la golpeaba con frecuencia y, con miedo de la violencia, la esposa terminaba por no salir jamás.

Las fuerzas de seguridad fueron llamadas por el padre de la mujer el pasado fin de semana e intervinieron para liberarla.

Los policías constataron marca de golpes en diversas partes del cuerpo de la supuesta víctima y una primera investigación junto a la escuela de los niños indicó que nadie había jamás visto a la madre.

El marido enfrenta la investigación en libertad, informó la fiscalía.