La policía paquistaní reportó que hombres armados mataron a una empleada de la campaña contra la polio e hirió a otra en Peshawar, en el noroeste, mientras tres musulmanes chiitas fueron asesinados en el sur.

Los ataques son parte de la reciente ola de violencia contra musulmanes chiitas en todo el país del suroeste de Asia.

Ningún grupo se ha atribuido los ataques a los trabajadores de vacunación, que se han convertido en blanco de frecuente de ataques, bajo el argumento de que son espías de Estados Unidos y que la vacuna convierte en estéril a la gente.

Por otra parte, en Karachi, la policía dijo que pistoleros dispararon contra un vehículo que transportaba a un abogado chiita y a dos de sus hijos, señaló el sitio de noticias Dawn News.

Los abogados en Karachi boicotearon los procedimientos judiciales en protesta por el asesinato.

Karachi, una ciudad de 18 millones de personas, contribuye con el 42 por ciento del PIB de Pakistán, pero también es escenario frecuente de asesinatos y secuestros, y ha estado plagado por años por la violencia étnica, sectaria y política.