El gobierno de Bélgica rechazó hoy suministrar armas a la oposición siria luego que los cancilleres de la Unión Europea (UE) decidieron anoche no renovar el embargo de armas a Siria.

El ministro belga de Asuntos Exteriores, Didier Reynders, en entrevista a una radio local, dijo que su país no entregará armas porque no hay garantías de que lleguen a la oposición moderada.

Agregó también el riesgo de proliferación de armas en la región, lo que podría ampliar el alcance de la violencia, y señaló que en la reunión de la víspera hubo una profunda división.

"Europa no logrará jamás hablar fuerte si no habla con una única voz", advirtió.

Sin embargo, todos coinciden en que hay gran frustración por no poder parar la barbarie del régimen sirio contra su población, añadió.

Bélgica tiene esperanza de que la conferencia internacional para buscar la paz en Siria -que se celebrará en Ginebra, bajo auspicio de Estados Unidos y Rusia- "marque un giro" en la situación política del país árabe, dijo el canciller.